Saltar al contenido

ALMUDENA GRANDES Y SUS EPISODIOS NACIONALES

15 septiembre 2010

Almudena Grandes promete seis novelas sobre la Guerra Civil española y sus consecuencias bajo el epígrafe Episodios de una guerra interminable. Creo que, sin temor a equivocarme, el conflicto entre 1936 y 1939 es el que más tinta ha consumidos tras la II Guerra Mundial. Es más, si mirásemos por extensión, sería el primero en rentabilidad.

Pues claro que nuestro conflicto bélico es interminable. Lo es porque setenta años después Almudena Grandes sigue escribiendo de él y Álex de la Iglesia, distinguido en Venecia por su trabajo como guionista y director en Balada triste de trompeta, también mira de reojo a la Guerra Civil.

Alguien dijo una vez que el conflicto español es el único de la historia que no fue escrito por los vencedores, y hay algo de verdad en todo ello. Como si no tuviésemos la conciencia tranquila y quisiéramos remover lo que fue para convertirlo en lo que quisiéramos que fuera. A quien escribe sobre la Guerra Civil no le importaría que se produjera el efecto mariposa; esto es, volver atrás para modificar el presente y, de paso, el futuro. Lo demuestra la autora cuando afirma: los personajes de estas novelas sobrevivirán a la Dictadura y a Franco, el único final feliz al que ellos y yo podíamos aspirar.

Hay un halo de resentimiento, sin darnos cuenta de que se ha tratado de una enfrentamiento entre hermanos que debiéramos aborrecer para procurar que nunca se repita. Todos perdieron en la guerra, y también nosotros, descendientes directos. Por eso los españoles somos más bajos, menos atléticos y, posiblemente, menos guapos de lo que debiéramos si no hubiésemos sufrido una cruel posguerra.

Dice Almudena que en la obra de Galdós, a quien utiliza como referente, los suyos ganaban alguna vez; en mis novelas no. Insisto, todos perdimos en la guerra. Además, no entiendo como alguien puede sentirse tan frustrado que incluso pierde en su propia ficción. Si todos pensáramos como la autora, jamás existirían súper héroes literarios ni héroes anónimos, sólo personajes condenador a la derrota aún a pesar de sus buenas acciones. Qué triste.

From → Cine, Libros

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: