Saltar al contenido

LA TELEVISIÓN NO ENGAÑA

23 marzo 2011

No sería extraño que en Marte haya habido civilización pero a lo mejor llegó allá el capitalismo, llegó el imperialismo y acabó con ese planeta. Son palabras de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, en su canal televisivo. De un plumazo, escribe su propia historia, y pretende que le creamos. Seguramente, él está convencido de sus palabras y, en un alarde de facultades, pretende que todos sigamos a pies juntillas su credo. Es un iluminado.

No es el único porque aquí el que no corre vuela. Basta con que cada uno tenga una idea para que se convierta en una religión. El mismo Gadafi ha repetido hasta la saciedad que no es un jefe de gobierno, pero sí un líder religioso. Realmente, lo peligroso no es tener ideas sino llevarlas a cabo. Quevedo fue muy claro al respecto: donde no hay justicia es peligroso tener razón, porque los imbéciles son mayoría.

Huyamos de los iluminados. Huyamos de Belén Esteban que, como Hugo Chávez, también tiene SU canal de televisión. La misma que en su día dijo que al Coliseo romano le falta una mano de aguaplás. Después de eso nos subimos a La Noria y asistimos impávidos a un test que se le efectúa a la ganadora de la última edición, Laura Campos. La líder de opinión mediática no supo responder el año en que comenzó la Guerra Civil española ni los nombres de las tres carabelas que completaban la flota con la que Cristóbal Colón efectuó su primer viaje transoceánico. Eso no es una noria, es un parque de atracciones al completo. Para eso, nos quedamos con la Esteban cuando, en un alarde de facultades, dijo que esta nueva edición  de Gran Hermano nos traerá sobremesas de literatura polaca y de pensamientos tan complejos como etéreos. ¿Para eso estudié yo una carrera?

Tengamos cuidado y caminemos con  pies de plomo porque si la gente es capaz de aceptar todo lo expuesto hasta ahora, los cimientos de nuestra civilización se tambalean porque nada es como creemos o nos han enseñado hasta la fecha. Personalidades como las citadas crean opinión y poseen una legión auténtica de seguidores. Llegados a este punto, ya se sabe: 1.300 millones de chinos no pueden equivocarse, comamos con palillos.

No sé si tendré razón o no, pero desde ahora, por mi hija MA-TO, aunque no la tenga. Pensaré que La Edad Media es hasta que los seres humanos hacen la escritura y que Roma no me gusta porque está a medio construir, probablemente por culpa de Espartaco. Mi criterio será el de Tele 5 y, desde luego, a partir de hoy creeré firmemente en que los marcianos fueron exterminados por el capitalismo. Vamos, más o menos con los habitantes de la Atlántida. La televisión, como el algodón, nunca engaña.

From → General, Televisión

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: