Saltar al contenido

UN LUGAR PARA QUEDARSE

8 mayo 2012

Un viejo rockero lleva retirado veinte años en su mansión de Dublín, donde vive con su esposa de los réditos que le producen sus derechos de autor. A raíz del fallecimiento de su padre viaja a Nueva York donde se le abrirá un nuevo mundo cuando decide encontrar al nazi que hizo la vida imposible a su progenitor durante la Segunda Guerra Mundial.

Sean Penn viajó a Europa para protagonizar esta coproducción continental en la que Italia arriesgó la mayor parte; no en vano, su coguionista y realizador, Paolo Sorrentino –responsable de Il Divo– es nativo de ese país. Su papel, el de Cheyenne es el de un músico que vive aislado en su mansión, prácticamente un castillo, con su mujer, la siempre espléndida y creíble Francesc McDormand. Cheyenne vive del enorme éxito que tuvo al frente de su banda y gracias a la innovación de situar en las mezclas la guitarra rítmica por encima de la solista, pero su música era gótica y por eso dos chavales llegaron al suicidio a consecuencia de sus letras depresivas que incitaban a la autoinmolación.

El protagonista vive con esa carga, por eso su figura susurrante, pintarrajeada y cansina siempre tira de un carro de supermercado o de una maleta. Lleva su carga consigo a pesar de que es un niño de cincuenta años. Como le recuerda el personaje interpretado por Joyce van Patten, nunca ha fumado porque no ha crecido lo suficiente para hacerlo puesto que los niños no fuman. La MTV lleva detrás de él casi dos décadas, pero se resiste una y otra vez. Lo hace con contestaciones sarcástica que tienden a ser infantiles. A veces, recuerda quien fue. Cuando el enamorado de su ahijada, que ha asistido a una cena en su casa, le formula una serie de preguntas acerca de la piscina vacía que utiliza para jugar al frontón con su esposa, Cheyenne le dice que no le ha invitado para que le entreviste.

Hasta ese momento, la película discurre entre la sorpresa y una puesta en escena autocomplaciente y en exceso pedante. A partir de ese instante mantiene idénticos parámetros pero el guion se vuelve torpe y desacertado, hasta el punto de tirar por tierra cualquier mérito anterior. El punto de inflexión lo marca una actuación del escocés David Byrne, autor de una más que interesante banda sonora, al frente de Talking Heads. Se trata de una interpretación en plano secuencia con un escenario superior movible que muestra lo pretencioso de la puesta en escena. Tanto es así que el propio Byrne se convierte en un personaje más del film.

Cheyenne hace mucho tiempo que no viaja en avión, razón por la que toma el barco cuando se entera de que su padre está a punto de morir de una enfermedad que no es tal: la vejez. No llega a tiempo para verle con vida, aunque parece no afectarle demasiado puesto que llevaban mucho tiempo sin hablarse. De todas formas, ve en el antebrazo del difunto el número que le correspondía como fuera prisionero en un campo de concentración. También conoce que su padre quería vengarse del nazi que fuera su verdugo. Asume en ese momento que debe de continuar esa labor y emprende un viaje por América para desenmascarar al culpable en el que se topa con un valor añadido: encontrarse a sí mismo y descubrirse tal cual es.

Nadie puede sentirse indiferente ante la proyección de Un lugar donde quedarse, pero de ahí a que salga complacido hay mucha diferencia. Probablemente, le indigne más que le satisfaga porque todo en este film es demasiado grandilocuente y parece mirarse al ombligo en cada plano. Incluso, su actor principal está sobreactuado hasta cuando se muestra contenido por culpa de un guion y una puesta en escena excesiva e incapaz de mantener su espectacular arranque.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: