Saltar al contenido

LA PARTE DE LOS ÁNGELES

12 noviembre 2012

Un joven violento, condenado a trabajos comunitarios, promete enmendarse, pero también jura que pagará por ello quien haga daño a su hijo recién nacido. Condenado a trabajos comunitarios, su responsable le introducirá a él y a otros compañeros en los secretos del güisqui, lo que le abre una ventana hacia el futuro.

Ken Loach se llevó el Premio Especial del Jurado en Cannes por esta comedia agridulce, que representa un giro en su filmografía, por cuanto su cine se había caracterizado hasta ahora por hurgar en la herida de los acontecimientos sociales más trágicos de la reciente historia del Reino Unido.  No se aparta el autor, ni tampoco el guion de Paul Laverty de esos conceptos, puesto que en el film se plantea la dramática situación de los jóvenes, tamizada por el denominador común de la ausencia de futuro, el desempleo y la violencia. Así como el desarraigo familiar, la soledad de los mayores y el corrupto universo de los negocios.

Bien es verdad que Loach roza algunos de esos puntos y en otros intenta meter el bisturí. No lo hace a fondo en casi ningún caso, al tiempo que demuestra una extraña (en él) complacencia con algunos personajes y ciertas situaciones. Digamos que se debate en propuestas menos concreta que en otras ocasiones, que opta por la senda menos complicada, aunque en cada secuencia roce lo imposible, reptando por soluciones aparentemente inverosímiles que proporcionan una mayor calidad a la película. Hasta el punto de que no decae en ningún momento y nos invita a seguirla con complacencia.

Robbie, encarnado con soltura por el debutante de Paul Brannigan, conoce cuando ha de cumplir un montón de horas de trabajos comunitarios a Rhino, Albert y Mo, personajes tan marginales como él, con dificultades para encontrar trabajo, y que son ejemplos de sectores tan diversos como la cleptomanía y la inconsciencia. El encargado de que cumplan su labor es un hombre que vive solo, aficionado al güisqui, y quien, a la postre, les entronizará en el mundo de las destilerías. De esta forma se entera Robbie que hay un dos por ciento anual de alcohol que se evapora y ese porcentaje se denomina la parte de los ángeles. Los cuatro amigos, una vez  reformados, también tienen derecho a ese margen.

La producción que revitaliza la filmografía de Ken Loach está rodada en Escocia, desde Glasgow a las Highlands, donde se obtiene el mejor licor de malta del mundo. También cuenta con una buena partitura de George Fenton, candidata en ese apartado al premio europeo del año. Aunque desigual en algunos pasajes, cuenta con una canción para ser recordada y figurar a partir de ahora en las antologías del género. Es muy difícil abandonar la sala de proyección sin recordar que “he caminado 500 millas y luego otras 500 más para ser recordado como el hombre que viajó varios kilómetros para llegar a la puerta de tu casa”.

Con todos estos mimbres, La parte de los ángeles compone un film atípico, una comedia dramática rodada por un director experto y actores casi todos ellos debutantes, lo que no es óbice para que aporten una frescura inesperada. Probablemente, la mejor apuesta de su responsable desde El viento que agita la cebada bien podría etiquetarse como la Entre copas de las Tierras Altas de Gran Bretaña. Solo que, en esta ocasión, además de que los protagonistas se encuentren a sí mismo, también se busca el Santo Grial de las destilerías de la zona: un molino de malta cuyo precio de un barril en el mercado puede ascender a más de un millón de libras esterlinas.

From → Cine

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Latino » Blog Archive » LA PARTE DE LOS ÁNGELES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: