Saltar al contenido

TIPOS LEGALES (STAND UP GUYS)

8 abril 2013

Tras cumplir 28 años de condena, Val sale de la cárcel y le recoge su viejo amigo Doc. Después de tantos años de inactividad, deciden volver a las andanzas delictivas ese mismo día y, para ello, rescatan de un geriátrico a Hirsch, un antiguo colega. El problema es que un mafioso ha dado a Doc solamente unas horas de plazo para matar a Val.

Con sólo un largometraje a sus espaldas –Beso en Manhattan-, aunque suma en su haber un Oscar al mejor documental, el actor, productor y realizador Fisher Stevens tuvo la oportunidad de reunir a tres grandes veteranos para rodar este guion de Noah Haidle. La historia nos presenta a tres antiguos bribones que, reunidos de nuevo, pretender regresar al camino de la actividad delictiva. Claro que cada uno de ellos tiene poderosas razones para hacerlo.

 Valentine (Val) acaba de salir de la cárcel después de 28 años recluido y necesita volver a sentirse activo. Doc, su mejor amigo, le recoge a la salida de prisión y le lleva a su casa. Cada mañana va a desayunar a la misma cafetería y es atendido por la misma camarera. Se trata de su nieta, aunque ella no lo sabe, y él pretende dejarle el futuro asegurado. La tercera pata del banco es Hirsch, un enfermo terminal que pasa sus últimos días aburrido en un  geriátrico y que desea sentirse la emoción de antaño aunque sea solamente por unas horas. Contará con la complicidad de su nieta, Nina, una enfermera de la que se aprovechan los personajes centrales para obtener ciertos recursos.

Naturalmente, entre esas opciones se incluye la obtención de viagra, lo que les permitirá visitar una cada de lenocinio. Una juerga en mayúsculas que, al fin y al cabo, es lo primero que reclama Val tras abandonar el centro penitenciario. Luego, se incluyen robos de coches y esquinazos a la policía. Naturalmente, el film se apoya en sus tres intérpretes principales. Christopher Walken está correcto en su papel de Doc. Y es que este actor es un secundario de lujo desde su participación en El cazador. Alan Arkin, como siempre, emerge con su arrolladora personalidad y Al Pacino demuestra, una vez más, que la comedia no es lo suyo, aunque está muchísimo más creíble y aceptable que en su sonrojante participación en Jack y su gemela.

Ocurre que la historia se complica. Lo que podría calificarse como un film de gánsteres crepuscular se adereza con una pequeña intriga. En el golpe por el que Val fue arrestado murió el hijo de un capo de la mafia ( interpretado por Mark Magolis) y éste reclama venganza. Por eso ha concedido a Doc un plazo muy corto para que elimine a su amigo, o sobre él caerá el peso de sus matones. Los tres veteranos son conscientes de la situación y saben que, seguramente, se enfrentan a sus últimas horas de vida. De ahí que se sopesen la posibilidad de huir, dejar que fluyan los acontecimientos, o enfrentarse al problema.

La película discurre entre gags más o menos afortunados, algunos chistes groseros y una presencia más bien lúcida de sus protagonistas, lo que no llega para considerarla como una obra de fuste aunque sí entretenida. Se adereza con algunos toques de blues y temas de Bon Jovi. Sin embargo, en general, a la banda sonora le ocurre como a la película, parece que cada una de sus partes la hayamos visto con anterioridad y es en su conjunto cuando sale reforzada. Rodada casi siempre en exteriores, o en secuencias nocturnas, la fotografía aporta un cierto aire nostálgico en un film que, paulatinamente, cambia la comedia por la sensiblería hasta el punto de retroceder demasiados enteros a medida que van pasando los minutos.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: