Saltar al contenido

SOLTEROS CONTRA CASADOS, O BARCELONA-VALLADOLID

19 mayo 2013

En un choque de guante blanco, y jugado con el limitador de velocidad puesto, Pedro y Marc Valiente en propia meta pusieron los goles en la primera mitad. Manucho, de penalti, recortó en las postrimerías. Después del triunfo, y con la peor entrada de la Liga en el Camp Nou, se celebró el título con la afición.

El partido y la lluvia caída sobre toda la jornada en la Ciudad Condal aconsejaron que la fiesta por el título de Liga se reservase íntegra para el final del encuentro, salvo el pasillo de los vallisoletanos. El largo puente en Barcelona y la climatología pusieron de su parte para que no se llenase el Camp Nou, en cuyo césped comenzaron dominando los locales, pero sin profundidad. No tenían excesivos problemas los pucelanos para contener al rival hasta que a los veinte minutos se equivocaron en la salida de un balón que llegó finalmente a Pedro Rodríguez para que impulsara el balón por debajo del cuerpo del guardameta.

Con los campeones de Liga jugando al ralentí, y sus rivales sin ninguna intención de perjudicarles, el segundo llegó antes del descanso a la salida de un córner botado por Xavi. El centro lo remató con el muslo sobre su propia portería Marc Valiente, ex culé, sin que ninguno de sus adversarios le inquietara. Ventaja cómoda para los locales en un choque descafeinado donde ningún de los contendientes se jugaba algo más que la honrilla, porque los deseos de agradar también los dejaron en vestuarios.

En la segunda parte, y en un duelo sin apenas faltas, el Valladolid gozó de una buena oportunidad, desbaratada por el reaparecido Víctor Valdés -500 partidos como azulgrana- antes de que Pedro enviase el balón a la parte exterior del larguero. Sin mayores emociones, los apenas 55.000 espectadores que se dieron cita en el Camp Nou se entretuvieron al grito de ¡Campeones! En espera de festejar la entrega de la Copa de la Liga por parte de Ángel María Villar. Sin embargo, aún quedaban emociones deportivas por vivir.

Un disparo de Montoya y otro de Villa permitieron lucirse al guardameta Jaime, en uno de cuyos rechazos Pedro desperdició la posibilidad de ampliar la cuenta. Los de Djukick sólo inquietaron a su rival en un par de ocasiones a lo largo del partido. La última, a falta de un minuto para que se cubriera el tiempo reglamentario con una zancadilla de Montoya a Manucho dentro del área. Víctor Pérez engañó a Valdés y acortó distancias en un compromiso en el que los azulgranas se limitaron a cubrir el expediente y a sumar los tres puntos por si alcanzan la cifra del centenar que marca el récord conseguido por el Real Madrid la pasada temporada. Con el pitido final, estalló el júbilo en las gradas y se dio paso a la algarabía.

From → General

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: