Saltar al contenido

UN AMIGO PARA FRANK (ROBOT AND FRANK)

20 mayo 2013

En un futuro próximo, después de pasar una temporada en la cárcel acusado de robo, Frank regresa a casa cada vez más consumido por el alzheimer. Su hijo decide comprarle un robot doméstico con la intención de facilitarle la existencia. Aunque tarda en aceptarlo, el ingenio artificial se convertirá en confidente y cómplice de su dueño.

Galardonada en el Festival de Sundance, Un amigo para Frank se llevó con justicia el premio del público en el Festival de Sitges. Los principales méritos de esta cinta independiente hay que buscarlos en la sencillez de su propuesta, con un guion afable y bien construido, así como una interpretación que raya lo magnífico, principalmente a cargo de Frank Langella y Susan Sarandon, aunque muestra el contrapunto negativo en  Liv Tyler. Probablemente, uno de los aspectos más positivos para muchos –negativos para otros- sea la propia indefinición del film en cuanto a su género se refiere. Toca la ciencia ficción, la vejez y su drama humano, los robos, la comedia y, por supuesto, el drama. No ahonda en ninguno de ellos, pero la suma de todos le proporciona un vigor innegable.

Cuando Frank sale de la cárcel y regresa a casa, ninguno de sus descendientes tiene tiempo para atenderle. Máxime, cuando el alzheimer avanza, por lo que su hijo mayor –James Marsden– decide comprar un robot doméstico, capaz de limpiar la casa, hacer la comida y proporcionar una conversión algo más que básica. Lo mejor de la cinta. Una presentación de los personajes redonda, llena de encanto y que imposibilita borrar de nuestro rostro una mueca de satisfacción. Después, cuando ambos personajes están obligados a convivir, es cuando la película toca varios géneros, sin profundizar en ninguno de ellos para deslizarse inexorablemente en busca de la obviedad y lo lógico.

El debutante Jake Schreider –que procede del mercado publicitario- dirige sin estridencias este buen guion de Christopher D. Ford, que también camina por senderos intelectuales. Don Quijote está presente, sobrevolando la cinta, en cada una de sus secuencias. Frank es un loco crepuscular, como el ingenioso hidalgo de Cervantes. En una sociedad informatizada él es el único usuario de la librería de la zona -regentada por una eficiente Susan Sarandon– cuyas obras serán retiradas por falta de clientela. Por eso Frank, que siente una debilidad especial por la bibliotecaria, decide afrontar el último robo de su vida: una edición muy valiosa de la excepcional novela. Para ello, contará con la eficaz ayuda de su nuevo amigo.

Obra simple, con muy pocos personajes, que llega al corazón y a la mente. Se trata de un cuento sobre la vejez, pero también un canto a la esperanza, a un futuro próximo que nos puede facilitar la vida, y a las ganas de sentirse vivo. Una oda a la amistad centrada en los actos visionarios de un quijote luchando contra los elementos adversos. Molinos de viento en forma de sistemas de seguridad, investigación policial y, de paso, una tierna historia de amor. El film llega a conmovernos sin representar una obra mayúscula. Simplemente, sincera, sin alardes, con un eje central incuestionable basado en la aportación de un gran Frank Langella.

Hay actores, como él, que no consiguen convertirse en figuras, que trabajan menos de lo que debieran, o simplemente no se les nota, pero que siempre aciertan con sus personajes. Langella llegó al culmen de su carrera con El desafío: Frost contra Nixon, aunque siempre recordamos su caracterización del conde Drácula (John Badham, 1979) como una de las mejores del séptimo arte.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: