Saltar al contenido

INCH’ALLAH

5 junio 2013

Una joven canadiense trabaja como ginecóloga en un campo de refugiados palestinos de Cisjordania. Se centra especialmente en una muchacha que tiene dos hermanos: el mayor está entregado a la causa revolucionaria mientras que el pequeño sueña con cruzar las fronteras volando. Además, es vecina de una soldado israelí.

Algo se mueve en el cine de Quebec. Hablamos de películas comprometidas cuyo escenario se traslada muy lejos de sus fronteras con historias duras, centradas en una realidad cruel, como es el caso de Rebelde y la problemática de los niños-soldado, o esta Inch’allah, que se traslada a Oriente Próximo para relatarnos el continuo enfrentamiento entre palestinos e israelíes, una guerra casi silenciosa pero constante y sin visos de que se pueda ni siquiera atisbar un final más o menos cercano. El film, con unos escenarios absolutamente creíbles, se alzó con el Premio de la Crítica en la pasada edición de la Berlinale.

Ante todo, se trata de una producción compacta, realizada con sentimiento no exento de talento a cargo de Anaïs Barbeau-Lavalette. Ella es una contrastada documentalista, que goza de gran prestigio gracias a sus comprometidas puestas en escena. Conocedora de la situación casi desesperada de los campamentos de refugiados en Cisjordania, nos presenta a Chloé, una compatriota que ejerce de ginecóloga en uno de ellos. Vive en un piso de Israel, y tiene como vecina a Ava, una joven soldado israelí. Sin embargo, se vuelca en Rand, una muchacha en avanzado estado de gestación, que diariamente rebusca entre la basura junto a otros miembros de su familia. Su marido acaba de ser juzgado y condenado a veinte años de cárcel. Tiene dos hermanos. El mayor, Faysal, posee una tienda de fotocopias y está comprometido con la lucha de su pueblo. El pequeño, Safi, es un crío que, con un traje de Supermán, sueña con cruzar volando las fronteras.

Diariamente, Chloé ha de pasar los férreos controles entre escaramuzas de los palestinos, que ponen en riesgo constantemente su vida, y la vigilancia exhaustiva de los israelíes que, al fin y al cabo, se encuentran en estado de guerra. Ella, sin embargo, puede mezclarse con unos y otros, y hasta no parece sentirse demasiado incómoda. Sin embargo, el día en que una tanqueta mata a un chaval del campo, su percepción del entorno cambia radicalmente. Se encuentra con que, lo quiera o no, debe comprometerse. No se trata de tomar partido. Simplemente, se conciencia de una realidad cruel que afecta a todas y cada una de las personas que conforman su entorno.

Barbeau-Lavalette, autora asimismo del guion, tampoco pretende decantar sus sentimientos hacia uno u otro bando. Siempre desde el punto de vista del personaje central, encarnado por Evelyne Brochu, y con cierta abundancia de planos cortos, vemos y sentimos a través de sus ojos. Se trata de la vulnerabilidad de un enfrentamiento al que nadie encuentra o quiere ponerle solución. Asistimos con dolor a la fragilidad de las personas, de los indefensos refugiados o de los nerviosos soldados, que se sienten expuestos cada minuto a un francotirador, o a cualquier explosión causada por un comando suicida que, de la misma forma, puede terminar con la vida de muchos inocentes en forma de daños colaterales.

A esta buena película le faltan pequeños detalles para ser magnífica. Los primeros planos le restan aire, aunque apoyan la simbiosis ficción-documental. De igual manera, parece que Chloé sólo trabaja con una familia, y sus relaciones afectivas con personas de otro sexo se pasan de puntillas o resultan menos creíbles que el conjunto a pesar de que conforman el epicentro, por derecho propio, de unos diálogos contundentes que constituyen uno de los puntos álgidos de la película.

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: