Saltar al contenido

MI GRAN AVENTURA SEXUAL (My Awkward Sexual Adventure)

10 junio 2013

Jordan Abrams intenta, por todos los medios a su alcance, recuperar el amor de su amada, quien decide abandonarle debido a los problemas sexuales de la pareja. Finalmente, se pone en manos de una stripper, que lo introducirá en mundos tan dispares como el travestismo, el sadomasoquismo y los masajes sensuales.

Otro film canadiense que llega a nuestras pantallas. Aunque mucho menos comprometido que otros estrenos de las últimas semanas, sí que aporta una dosis de sensualidad, que a algunos puede parecerle excesiva por momentos. De todas formas, rinde servicio a la comedia romántica, cuyos parámetros sigue a pies juntillas.

Con un guion del protagonista, Jonas Chernick, el cineasta Sean Garrity nos presenta, sin demasiados alardes, una nueva versión del clásico en el que un perdedor conoce a una muchacha liberal. Claro que Jordan Abrams, el protagonista, no es tan perdedor, ni Julia, la stripper, tan ligera de cascos como corresponde a una muchacha de su oficio. Una transeúnte elegida al azar otorga al personaje central un siete sobre diez, mientras que a la muchacha no se le conocen amoríos ni acciones casquivanas. Da la impresión de que Chernick ha escrito la historia de un ceniciento sexual que, al final, consigue su objetivo.

El día en que Jordan está decidido a mostrarle a su novia el anillo de compromiso, ella decide dejarlo. Quiere otras sensaciones y no la rutina de cada noche. Se conocen desde los doce años y ella se duerme cuando hacen el amor. Por eso le deja plantado antes de subir al avión que debería conducirles a unas vacaciones en las Cataratas del Niágara. Al protagonista no le queda otra opción que viajar solo hasta Ontario y pedir a un buen amigo, de ascendencia hindú, que se convierta en su Yoda sexual. Para su desgracia, el hasta ese momento libertino compañero de aventuras acaba de comprometerse con una chica de su raza y le deja en la estacada.

Finalmente será Julia, una stripper, quien termine acogiéndolo. En este Pigmalión dado la vuelta, lo más llamativo es el alto componente sexual de la historia, aunque en ningún momento llegue a situaciones que rocen lo explícito. Por el contrario, todo el film chirría a ya visto. Julia, encarnada por Emily Hampshire –que rodó en España Retornados-, es la Pretty Woman de un pringado en la cama a quien primero acoge por lástima y luego por sexo. Difícil de explicar, como también otros pasajes de un flojo guion que no termina de levantar el vuelo. Ni siquiera, apoyándose en sus escasos gags que, incluso, lejos de beneficiar al conjunto, le perjudican.

La interpretación es uno de los puntos fuertes de esta producción. El elenco artístico supera con creces a la puesta en escena, y sus componentes dan lustre a unos personajes prendidos con alfileres. Las relaciones entre ambos son más creíbles gracias a la aportación de los actores, que consiguen una química inexistente en la historia. Tampoco la banda sonora de Ari Posner aporta demasiado y es más que seguro que los temas elegidos para subrayar ciertos momentos del film no son los más acertados. Aun así, los seguidores no demasiado exigentes de la comedia romántica podrán entretenerse con un largometraje cuyas miras son mayores sobre el papel que en el celuloide

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: