Saltar al contenido

Las aventuras de Peabody y Sherman (Mr. Peabody & Sherman) (**)

14 marzo 2014

Peabody es el perro más listo del mundo, galardonado con el premio Nobel y autor de varios descubrimientos en pro de la Humanidad. Una vez que se le ha permitido adoptar un niño humano (Sherman), creó una máquina del tiempo que se ha convertido en la forma más didáctica de enseñar la historia.

El responsable de El rey león, Rob Minkoff, ha llevado a la pantalla los personajes creados en su día por Ted Key, dibujante y escritos estadounidense fallecido a finales de la pasada década. Para la película, se basó en algunos de los argumentos originales, episodios que ha unido en esta ocasión para conformar un todo que no chirría a pesar de los saltos del tiempo, que van desde la Guerra de Troya hasta la Guerra de Secesión norteamericana, pasando por el Renacimiento y la Revolución francesa.

Peabody es el perro más inteligente del mundo. Sus inventos han mejorado la calidad de vida del ser humano y, entre sus muchos reconocimientos, cuenta con un premio Nobel. Un buen día decide adoptar a Sherman, un niño tímido al que ninguna familia quiere recoger en el orfanato. Los tribunales le dan la razón, ya que el juez argumenta que ni un niño puede tener un perro, lo mismo puede suceder al revés. De esta manera tenemos una relación considerada normal, pero dada la vuelta, lo que favorece el amor entre padre e hijo, que significará, en el desenlace, el momento de mayor carga emotiva.

El último y más descabellado invento de Peabody es una máquina del tiempo, con la que enseña historia a Sherman. Cuando el chaval, de siete años, tiene un problema en el colegio con una compañera, las cosas se complican, dando lugar a una serie de aventuras en diferentes épocas. Todo ello, a través de unos personajes bien diseñados, unos decorados brillantes y una realización de vértigo. Sin embargo, a la cinta le falta algo más, ese toque mágico que Minkoff supo insuflar a Simba y sus colegas, y que no ha conseguido reeditar desde entonces ni con sus largometrajes de animación ni con sus cintas de animación.

Entendemos que las películas animadas están, generalmente, sobrevaloradas y que las producciones de Dreamwoks relacionadas con la historia terminen gustando más a sus responsables que al gran público. Sucedió con El príncipe de Egipto (1998) y vuelve a ocurrir ahora, donde se mira demasiado al ombligo estadounidense, anacronismos al margen, con un guion de complejos supuestos para los más pequeños y no tan atractivos para los adultos.

Hablar de la posible rama de cerezo que rompe George Washington es muy localista, y dudamos que los más pequeños sepan detalles concernientes a la Mona Lisa, la máquina de volar ideada por Leonardo da Vinci, o la existencia de su autómata, de por si un pasaje desconocido para muchos padres. La aventura en Egipto recuerda más a los mayas recreados por Mel Gibson que a la supuesta verdadera historia de Tutankamón. De igual manera, se trata con excesiva ligereza a María Antonieta, a quien se muestra como una devoradora de dulces. Todo por una frase que los historiadores niegan que hubiese sido pronunciada por ella, cuando el pueblo, con una carestía máxima, reclamó ante la Corte harina para hornear alimentos, a lo que supuestamente la reina contestó que si no tenían pan que comieran pasteles.

A cambio, sí que funciona la puesta en escena, los cuidados dibujos con algunos pasajes que parecen extraídos de las aventuras de Indiana Jones y una joven protagonista con inmensos ojazos que recuerdan a las clásicas princesas Disney. También merece que destaquemos la partitura de Danny Elfman, aunque no albergue una canción claramente destinada al Oscar, como sucede con otras compañías.

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: