Saltar al contenido

9 meses… de condena (9 moins fermé) (*)

8 abril 2014

Una jueza estricta, que pronto será promovida a un rango superior, descubre que el padre del hijo que lleva en sus entrañas es un delincuente acusado de ensañamiento y homicidio. Incapaz de recordar los hechos que dieron origen al embarazo, decide investigar para comprender los motivos de un hecho semejante.

Aunque ganadora de dos premios César, los que se corresponden con la mejor actriz y el mejor guion, confieso que esta película escrita, dirigida y protagonizada por Albert Dupontel, no ha logrado cautivarme en ningún momento. Puede que la razón principal pase porque se ha querido tomar bastante en serio una cinta que muestra personajes esperpénticos, llevados casi siempre al límite, con unas situaciones que pretender ser transgresoras y se quedan la mayoría de ellas en solamente exageradas.

La jueza Ariane Felder vive exclusivamente para su trabajo. Tanto, que la Nochevieja le sorprende en su pequeño y abigarrado despacho, lleno de libros, carpetas y causas pendientes.  Su vida transcurre entre esas cuatro paredes y el cuarto de la fotocopiadora. En plena fiesta de Año Nuevo, sus compañeros irrumpen en sus quehaceres y le invitan a sumarse al baile y al champán. Finalmente, acepta. También se auto convence de que un par de copas puede ser el inicio de una desinhibición, que tal vez le haga falta.

Seis meses después, tras advertir que está embarazada –como si no lo hubiera notado antes-, intenta saber quién es el padre. Sospecha de un caricaturizado colega de profesión pero, cuando consigue un examen de ADN, las noticias no pueden ser peores ya que el padre de la criatura es Bob Nolan, un delincuente acusado de asesinato y al que se tiene por globófago, ya que sospechan que ha devorado los ojos de una de sus víctimas.

Así arranca una historia que, desde ese momento, se convierte en un desmadre apoyado en situaciones absolutamente increíbles. Aceptamos que Ariane es una mujer de inteligencia muy superior a la media, todo lo contrario que Bob; pero, de ahí a las situaciones peregrinas que proponen, media un abismo. Por ejemplo, que la jueza pretenda abortar arrojándose en plancha sobre el parqué, o que no descubra un detalle significante en la acusación del padre de su hijo hasta el último folio y en segunda lectura, parecen extraídas de otro tipo de cine más ilógico e inesperado que d una comedia romántica sin mayores aspiraciones.

Como director, a pesar del éxito de Los seductores, la corta carrera de Albert Dupontel no se caracteriza por sus aciertos creadores, aunque su recorrido como actor es mucho más interesante, gracias a títulos como Una visita inoportuna e irreversible. Su propuesta, en el que significa su cuarto largometraje, tiende a la exageración. Tratada como si fuese un cómic, la cinta hubiera sido mucho más interesante. No le falta imaginación, que incluso a veces es desbordante, aunque sí credibilidad en una historia que se resuelve de manera absolutamente convencional. El problema del cineasta es que no se echó la manta a la cabeza para salirse de cualquier protocolo desde el inicio.

Ese detalle contrasta con algunas secuencias muy meritorias, entre ellas la inicial. La cámara sigue por unos amplísimos salones a una serie de personajes que se entrecruzan, llevándose consigo la atención del operador. La labor de planificación a lo largo de toda la cinta es muy loable, aunque luego se encarga de desmontar su aparentemente seguro andiamaje con reacciones inconcebibles, como toda la secuencias de los videos del Palacio de Justicia, que parecen más próximas a Gran hermano. Tampoco encontramos el trabajo de Sandrine Kiberlain tan certero como para llevarse de calle el César. De todas formas, Albert Dupontel, con dos sonoros aciertos en taquilla, acumula méritos para acometer empresas de mayor enjundia.

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: