Saltar al contenido

Malditos vecinos (Neighbors) (*)

13 mayo 2014

Una pareja con una hija recién nacida ven con desagrado como en la casa de al lado se instala una fraternidad estudiantil. Tras varios encontronazos se declaran la guerra mutuamente. Los estudiantes por hacer la vida imposible al matrimonio y éste por intentar que sus vecinos desaparezcan de un barrio que se ha vuelto ruidoso en extremo.

Esta es la película que ha desplazado al último Spider-Man del primer puesto de la taquilla en Estados Unidos. Se trata de una producción orientada a los adolescentes, que ha sacado a una fraternidad estudiantil fuera del campus y la ha mezclado con un matrimonio hecho y derecho para captar a un público de mayor edad. Sólo puede admitirse lo que sucede si ocurre en la ficción, puesto que la pareja adulta es tan irresponsable como el resto de personajes.

Diálogo entre dos estudiantes de último curso:

                -Yo soy presidente de una fraternidad y tú puedes llegar a presidente de las Naciones Unidas.

                -Las Naciones Unidas no tiene presidente.

                -¿Ves…? Tú sabes de esas cosas.

Tras un arranque divertido, el guion discurre entre frases soeces, canutos por doquier y situaciones prácticamente imposibles en la vida real. Eso, sin contar con que algunas de las secuencias que aparecen en el tráiler han desaparecido en el montaje final y que la puesta en escena de Nicholas Stoller resulta plana y con escaso ritmo. A cambio, y aún a pesar de los personajes desdibujados que les ha tocado en suerte, Zac Efron se luce como actor y cautiva a las jovencitas con su torso desnudo y Seth Rogen hace lo que puede. Por su parte, Rose Byrne tiene que pelear con un papel que le obliga a besos lésbicos y a soltar más tacos que un estibador, dicho sea con el mayor de los respeto para los integrantes de este gremio.

Marc Radner y su esposa Kelly viven felizmente junto a su hija Stella en un barrio tranquilo hasta que la fraternidad Delta Psi se instala en la vivienda de al lado. Se trata de un grupo de estudiantes acostumbrado a fiestas desenfrenadas que perturban la armonía de la pareja quienes, en un primer intento, se acercan demasiado a sus vecinos hasta que deciden emplear toda su astucia para echarlos de la comunidad.

Las situaciones resultan grotescas casi siempre, fuera de toda lógica y hasta se remata el film con una coda que se podía haber ahorrado. La pareja de debutantes guionistas sublima toda su imaginación para buscar la sonrisa. En ese aspecto no fallan, aunque su comedia se vuelva demasiado soez y sus personajes no superen el más mínimo examen. Colegas antes que nenas y chascarrillos semejantes se adueñan de la pantalla en un intento de reeditar éxitos como Desmadre a la americana, Mis locos vecinos o Spring Breakers. Falta trama para que esta película sea una amalgama de las tres mencionadas.

Construida a base de sketches, cuya ilación es bastante dudosa, la cinta funciona si nos despojamos de prejuicios y aceptamos entretenernos sin otros miramientos.  Nada de lo que se expone perdurará en nuestra memoria y tampoco supone una producción que pueda emitirse por la pequeña pantalla durante la sobremesa. A pesar de ellos, los objetivos están cubiertos por el éxito de taquilla: 51 millones de dólares en su primer fin de semana, veinte más de lo esperado por su productora.

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: