Saltar al contenido

El amable bombo de un San Mamés de Champions

28 agosto 2014

Casi fue una guerra fratricida entre el Athletic Club de Bilbao y el españolizado Nápoles por tener un hueco en la fase de grupos de la Champions League. Una guerra santa, diríamos, que oponía a San Paolo y San Mamés. Ganaron los blanquiazules y, a tenor de la puesta de gala de su nuevo estadio, una joya arquitectónica que se eleva imponente junto al Nervión, el triunfo es justo.

Más que nunca, este romántico Athletic Club, el único de la élite mundial que mantiene su filosofía de cantera o de jugadores nacidos en un determinado entorno geográfico –nunca entenderé por qué La Rioja y no Cantabria-, posee un enorme valor. Su gesta es tan comparable a la de Villarreal, la localidad más pequeña que ha visto clasificarse a su primer equipo para semifinales de Champions, o la de ese modesto equipo búlgaro del Ludogorets, cuyo defensa central detuvo dos penaltis en la tanda clasificatoria después de haber conseguido, en el 89, el tanto que les llevaba a la prórroga. Su premio, enfrentarse al Real Madrid en un sorteo a priori asequible para los cuatro representantes españoles.

Por eso tiene más valor la hazaña de los vizcaínos, el cuarto representante español en la mejor competición continental de clubes y con máximas posibilidades de que todos se clasifiquen para la siguiente ronda. Está claro que el conjunto de Valverde se basa en una defensa sacrificada y pundonorosa, la enorme calidad de Ander Iturraspe, un centrocampista de contención que brilla como el oro, el bullicioso juego de Iker Muniain y la pillería realizadora de Aritz Adúriz, delantero que debió estar presente en el Mundial de Brasil a tenor de cómo concluyó la temporada. Pisándoles los talones aparece una joya emergente, llamada Unai López, que justifica y asegura la factoría de Lezama.

Y con el primer equipo, San Mamés, un estadio lustroso que, por su armonía, puede convertirse en referente. El Oporto de Julen Lopetegui, así como los representantes bielorrusos y ucranianos, serán sus primeros visitantes después de haber rubricado la alternativa frente al Nápoles de Rafael Benítez, Raúl Albiol, Jose Callejón, Michu e Higuaín. Debe clasificarse los dos ibéricos. Al igual que el Real Madrid y el Liverpool en el grupo C, o el Barcelona y el París Saint Germain en el F. Por lo que respecta al último finalista, el Atlético de Madrid, los del Manzanares tendrán como rivales a los debutantes del Malmoe, al siempre peligroso Olympiacos que entrena Míchel y un conjunto tan afamado y cualitativo como la Juventus en la que todavía coinciden Fernando Llorente y Álvaro Morata. Italianos y españoles son favoritos.

En las apuestas, el Real Madrid lidera el grupo de candidatos., tras una gala en la que Cristiano Ronaldo recibió uno de los pocos galardones que faltaban en su colección: el de mejor jugador de Europa. Sería el primero en revalidad el título con el actual formato, que data de 1992, cuando el Barça ganó en Wembley. El segundo en porcentaje, el Bayern de Múnich, ha bajado enteros al tener que enfrentarse, en su mismo grupo, con el Manchester City –otro de los fuertes-, la Roma y el CSKA de Moscú. Quien termine primero en este grupo de la muerte saldrá muy respaldado de cara a las siguientes rondas. El más asequible es, sin duda, el que le ha correspondido al Chelsea de Jose Mourinho.

From → Deportes

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: