Saltar al contenido

El niño (***)

15 septiembre 2014

El Niño y El Compi son dos colegas que se introducen en el mundo del narcotráfico en el estrecho de Gibraltar. Jesús y Eva es una pareja de policías que llevan dos años tratando de demostrar que la ruta del hachís es la misma por la que llega la cocaína a la Península Ibérica desde Marruecos. En medio, Gibraltar, donde todo es posible.

Después del éxito de Celda 211, el cineasta Daniel Monzón regresa con una superproducción protagonizada por Jesús Tosar, su actor de cabecera. Buen comienzo, al que siguió una recaudación de casi tres millones de euros en la primera semana, superando las cotas alcanzadas por Ocho apellidos vascos. Sin embargo, hay tres películas dentro de este largometraje. Una de ellas es muy buena, otra es aceptable y de la tercera casi podemos irla olvidando.

No hay duda de que existe una gran labor de investigación y, sobre todo, un excelso trabajo de dirección a la altura de los grandes maestros del género. A Daniel Monzón le podrían contratar sin demérito para un nuevo James Bond o cualquier título por el estilo respaldado por cualquiera las grandes multinacionales de Hollywwod. La persecución nocturna de la lancha por parte del helicóptero quedará en el recuerdo como una de las mejores secuencias del cine español en lo que va de siglo. Otras, no le andan a la zaga aunque su efectismo sea considerablemente menor. La escena de apertura, por ejemplo. Esta es la parte muy buena.

Hay dos policías, Jesús y Eva –LuisTosar y Bábara Lennie, respectivamente- que intentan desenmascarar la ruta de la cocaína procedente del norte de África y que, según ellos, se emparenta con la del hachís. Como compañeros o jefes, figuran actores muy dignos, como Sergi López, o Eduard Fernández. Esta la parte aceptable. La interpretación, en conjunto, es irregular, con un Tosar que pasa de Malamadre a Capitán Pescanova, demasiado afectado como para creer que hay algo en su pasado que se nos oculta. Cabe pensar que el guion encerraba otras sorpresas y que los productores han metido mano en aras de la comercialidad.

La cinta se va a los 130 minutos porque la otra parte, la menos valiosa, contiene demasiadas escenas gratuitas en pos de lucir al otro protagonista del film, el gaditano Jesús Castro a quien veremos próximamente junto a Jesús Carroza en La isla mínima. Aquel tiene unos ojos azules tan atractivos que la película se llena de primeros planos y algún que otro desnudo gratuito a pesar de que el chico tiene la inexpresividad de una poste de la luz.

Son El Niño y El Compi, que se introducen en el mundo de las drogas para sacar dinero porque quieren montar un chiringuito en la playa. Con sendas historias de amor que reducen el contenido en adrenalina de la función, se cargan con la parte graciosa –algunos diálogos funcionan bien- y terminan por hacer que un guion con magníficos apuntes iniciales se vuelva en extremo predecible. Desde los buenos a los malvados, pasando por los malos que quieren ser bienhechores y viceversa.

Hay dinero en la película, y se nota. Coches de lujo, lanchas supersónicas, helicópteros y las más que interesantes persecuciones, que son muy válidas en el agua o sobre el asfalto y menos interesantes, aunque no menos cierto que más llamativas que coherentes, las rodadas sobre la arena de la playa. Incluso los exteriores, que van desde África a Sotogrande pasando por Gibraltar y sus monos. También actores secundarios traídos de fuera, como Ian McShaneHércules y la serie Los pilares de la tierra– bastante desaprovechados.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: