Skip to content

Apoteosis de Messi ante el Sevilla el día que batió el récord de Zarra (5-1)

22 noviembre 2014

Mediado el primer tiempo, Leo Messi abrió el marcador con un magnífico lanzamiento a balón parado. Al inicio de la segunda parte igualó Jordi Alba en propia meta, pero Neymar cabeceó en la jugada siguiente un servicio de Xavi Hernández. También de cabeza remató Rakitic una asistencia de Luis Suárez y luego llegó la apoteosis de Messi que, con dos goles, hizo añicos el récord de Zarra y se convirtió en el máximo goleador histórico de la Liga.

Ante el Sevilla continuó Luis Enrique con las rotaciones y Mascherano dejó su sitio a Gerard Piqué después de su castigo de tres semanas. Sergio Busquets, que formaba la tripleta central con Rakitic y Xavi Hernández, se retrasaba para ejercer de tercer central, así se facilitaba la incorporación de los laterales y permitía que Lionel Messi tuviese más libertad para sus penetraciones. Una variante táctica que maniataba a los de Unai Emery, que a duras penas sobrepasaban la línea divisoria.

Lo cierto es que el conjunto de la Ciudad Condal parecía mucho más alegre e implicado que en anteriores compromisos ligueros, aunque seguía fallando en la definición. Sus tres avanzados, con Luis Suárez a la derecha, parecían más empeñados en hacer las cosas más bonitas que efectivas. En el veinte, una falta de Banega sobre Leo Messi en la frontal permitió al argentino ejecutar un lanzamiento perfecto, que entró por la escuadra derecha defendida por Beto.

El gol despejó fantasmas pero no alimentó el hambre de los locales, que aflojaron en su ímpetu. Sin embargo, los hispalenses seguían muy agazapados en su propio terreno. El Barça pudo poner tierra de por medio antes del descanso con sendos remates de Jordi Alba y Neymar Jr., pero ninguno de ellos acertó en el remate final. Los cuatro primeros minutos de la reanudación fueron frenéticos, porque una colada de Vitolo por la izquierda culmina con nun centro al área que Jordi Alba introduce en su propia portería.

El Sevilla, sin tirar a puerta, había igualado el partido. Podía aspirar a más, pero el cuento de la lechera se esfumó cuando, en la jugada siguiente, Xavi Hernández botó una falta que Neymar Jr. cabeceó a la red. Los visitantes tenían ante sí un Everest, pero la táctica de Emery, que nunca ganó en el Camp Nou, era clara: aguantar hasta el minuto sesenta y lanzar su ofensiva con Delofeu y Gameiro.

No le salió bien la apuesta a los andaluces, que se vieron desarbolados por sus rivales. Mediada la segunda parte fue Rakitic quien cabeceó una gran asistencia de Luis Suárez, pero lo mejor estaba por llegar. Llegó el momento Messi, que certificó su particular triplete apoyándose en Neymar. En el primero, sólo tuvo que empujar el balón; el segundo fue una típica jugada del rosarino, con eslalon en la frontal y pared. De esta forma, batía el récord de Zarra y se convertía en el máximo goleador histórico de la Liga, siendo manteado por sus compañeros en pleno césped.

Anuncios

From → Deportes

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: