Skip to content

Magia a la luz de la luna (Magic in the Moonlight) (***)

4 diciembre 2014

Un famoso ilusionista es invitado a la Costa Azul para que intente desenmascarar a una joven que, supuestamente, tiene contactos con el más allá. A pesar de su escepticismo, y tras haber desenmascarado a varios impostores, queda impresionado por las habilidades de la muchacha y se seducido por la belleza.

El último trabajo de Woody Allen cumplió, en cuanto a número de espectadores, el peor arranque del cineasta neoyorquino tras El sueño de Casandra. Lógico, se trata de una comedia de arte menor en su carrera. Obligado, de motu proprio, a rodar una película al año, el casi octogenario cineasta neoyorquino –cumplió 79 el pasado 1 de diciembre- alterna últimamente obras maestras con otros filmes de buenas intenciones pero no tan redondos. Alimenta la sonrisa del espectador, aprovecha muy bien a sus actores, en este caso a Colin Firth y Emma Stone, con quien repetirá en su próximo largometraje, junto a Joaquin Phoenix.

Arranca la historia en Berlín, durante 1928, donde el ilusionista Wei Ling Soo lleva a cabo su espectáculo. En realidad, se trata de Stanley Crawford –Colin Firth-, un británico que es requerido por un viejo amigo, Howard Burkan –Simon McBurney-, para que desenmascare a Sophie Baker –Emma Stone-, una joven médium cuya presencia ha causado un importante revuelo en la Costa Azul. Proveniente de una pequeña localidad norteamericana, y con escasos recursos económicos, se ha instalado junto a su madre –Marcia Gay Harden- en la lujosa villa propiedad de los Catledges, cuyo hijo mayor, Brice –Hamish Linklater- se prepara para pedirle matrimonio.

Escéptico y pragmático, Stanley se muestra crítico y desconfiado con las acciones de Sophie, que incluyen sesiones de espiritismo para comunizarse con el difunto propietario de la mansión. Sin embargo, cuando viaja con ella a Provenza, a casa de su tía Vanessa –Eileen Atkins-, se rinde a sus atributos, tanto psíquicos como físicos. Absolutamente convencido, convoca una rueda informativa para anunciar al mundo un descubrimiento que se le antoja fascinante.

El inicio es espléndido, con tres sorprendentes trucos de magia blanca sobre el escenario que, a plano fijo, enlaza con pioneros como Georges Méliès. También, por el carácter oriental del ilusionista Wei Ling Soo, se puede suponer que estamos ante un título que tiene su referente en La maldición del escorpión de jade. Sin embargo, pronto advertimos que la personalidad del protagonista es, poco más o menos, la habitual en los personajes centrales de Woody Allen, sobre todo en el caso de Conocerás al hombre de tu sueños, donde afirmaba que somos más felices cuando más ignorantes. No es la primera vez que el autor recurre en un nuevo trabajo a una idea anterior en la que se reafirma.

El escepticismo y la fidelidad a sus creencias empíricas flotan sobre una producción en la que Colin Firth es el alter ego de Allen, con bastantes años menos, y que el británico saca adelante con nota, aportando su propia personalidad, hasta recrear casi por completo su rol. No se queda atrás Emma Stone, que si inicialmente para apropiarse de la fragilidad de Mia Farrow, termina por acreditar una determinación y fortaleza más próximas a la Diane Keaton de los primeros éxitos del Premio Príncipe de Asturias.

Sin embargo, la cinta, que muestra diálogos rápidos muy superiores a la media, peca en muchos momentos de simplicidad. Sólo los personajes centrales están bien diseñados, dejando la mayor parte de algunos secundarios en el tintero. Desde el punto de vista formal, la fotografía de Darius Khondji refleja con especial sensibilidad el mar azul y la foresta verde, pero resulta demasiado preciosista, apoyándose sin descaro en los rayos de sol y en fondos que se difuminan debido a la exuberante dirección artística. Con poco más de hora y media de duración, a la película le sobra prácticamente un cuarto de hora en la recta final en perjuicio de algunas situaciones corales que se echan en falta.

Anuncios

From → Cine

2 comentarios
  1. Muy buena descripción. Aunque es entretenida, hay ciertos momentos que lo dejan auno diciendo: mehhh!

    Me gusta

  2. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: