Skip to content

Somos lo que somos (We Are What We Are) (**)

19 enero 2015

Una familia aparentemente normal, se ha mantenido fiel a sus sólidos principios. Tras la muerte de su esposa, Frank, junto a sus dos hijas, Rose e Iris, mantiene la tradición familiar, que no es otra que la de practicar canibalismo. Cuando las autoridades sospechan, el cabeza de familia decide emprender una huida hacia adelante.

En 2010 se estrenó la ópera prima del mexicano Jorge Michel Grau, Somos lo que hay, en la que los miembros de una familia de antropófagos, tras la muerte del patriarca, deciden continuar adelante con sus prácticas a la vez que se disputan el liderazgo del clan. Tres años después, Jim Mickle –Vampiros del hampa– culminó un remake de aquella historia con un mérito innegable, ya que superó con creces el original. Para ello, ha cambiado prácticamente el sexo de todos los protagonistas, ha elegido un elenco brillante y se ha decidido por una puesta en escena inteligente, no exenta de riesgo, oscureciendo el fondo para dejar levemente iluminada, aunque con mucho sentido, la superficie.

La antropofagia no forma parte de las temáticas preferidas por las salas de exhibición. Recordamos los problemas que en su día tuvo Society (1989) para ser comercializada en Europa, donde llegó tres años después de su finalización. Somos lo que somos aborda idéntico subgénero lo que revuelve las vísceras de los espectadores. Y no lo decimos únicamente por la autopsia que se lleva a cabo en los primeros minutos.

Este remake se centra en la vida de Frank Parker –Bill Sage- y sus dos hijas, Rose e Iris –Julia Garner y Ambyr Childers, respectivamente-. Acaba de perder a su esposa, que una noche lluviosa se mostraba especialmente nerviosa en la carnicería antes de caer sin vida en un reguero próximo. Su marido no quiere ir a identificar el cadáver, situación que recae en sus hijas, principalmente en la mayor, que está decidida a tomar las riendas. Poco después, sentados a la mesa, se ratifican en las tradiciones familiares y, desde ese momento, no faltarán las viandas a su mesa, especialmente la carne.

La familia protagonista se refugia en sí misma aunque las autoridades comienzan a sospechar después de que Doc Barrow –Michael Parks- les haya alertado. Aunque el sheriff Meeks –Nick Damici- no le dé mucho crédito inicialmente, sí que lo hace el diputado Anders –Wyatt Russell-, quien jugará un papel principal aunque no tanto Marge –Kelly McGillis-, la vecina de los protagonistas. Claro que a quien se le ocurre llevar a una familia de antropófagos una comida vegetariana.

La cinta nos hace dar más de un  respingo en la butaca. Si aceptamos la trama, ejecutada a ritmo lento excepto en el desenlace, no tendremos más remedio que convenir que se trata de una historia bien estructurada, rodada con inteligencia y muy bien interpretada. Le falla el resto, desde un guion que se encuentra muy por debajo de la puesta en escena y la ausencia absoluta de escrúpulos. Los sustos, más bien, brillan por su ausencia, pero el mal gusto, especialmente para nuestra civilización, domina las cuatro equinas. Una comida terrorífica que da más repugnancia que miedo y a la que le cuesta demasiado entrar en materia, probablemente por los deseos fallidos de sostener  la intriga el mayor tiempo posible, lo que desemboca en un fuego fatuo, demasiado parsimonioso y con escaso sentido.

Anuncios

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: