Skip to content

Project Almanac (**)

30 enero 2015

Un grupo de estudiantes se meten en problemas cuando uno de ellos descubre que puede construir una máquina del tiempo y viajar al pasado. Establecen varias reglas, pero el protagonista decide saltárselas para recuperar a la chica que ama y, de paso, reencontrarse con su padre, fallecido cuando contaba siete años.

Con un póster publicitario verdaderamente atractivo, se presenta esta historia de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo que recupera la tesis de que no podemos cambiar nada del pasado para no influir en el presente. Regresó Terminator con la misión de asesinar a Sarah Connor, y Marty McFly cambiaba lo suficiente como para que Regreso al futuro llegase a buen puerto. En este caso, las idas y venidas tendrán, finalmente, el deseo de que el protagonista consiga el amor de la chica de sus sueños.

David Raskin –Jonny Weston- consiguió lo que se proponía, una beca del MIT, pero no la de 40.000 dólares que esperaba por lo que, para iniciar sus estudios universitarios, su madre se verá obligada a vender su casa. El chico es inventor y ha diseñado un pequeño avión que se desplaza por medio de sensores instalados en sus manos. Buscando algo nuevo para competir por la única beca que aún está vacante, revuelve en los legados de su padre, un científico fallecido el día en que su primogénito cumplía siete años.

Por medio de una cámara de video descubre su presencia en una grabación efectuada el día de la muerte de su padre, consecuencia de un accidente automovilístico. Es el punto de partida para crear una máquina del tiempo e iniciar un primer viaje al día anterior junto a su hermana Christina –Ginny Gardner-, dos amigos del instituto y una compañera, Jessie –Sofía Black D’Elia-, por quien siente una clara atracción que, pese a ser mutua, no termina de materializarse. Aunque entre todos aceptan una serie de reglas, David terminará saltándolas y viajará solo con el objeto de retener a  Jessie a su lado, lo que provocará unas consecuencias imprevisibles.

La historia funciona hasta que el guion decide olvidarse de todo para centrarse en los amores entre los dos protagonistas. Desde ese momento, la acción se precipita para convertirse en desenfrenada, a lo que ayuda el estilo de cámara en mano impuesto por Dean Israelite. Este director debutante se ha lanzado por el sendero más juvenil a la hora de planificar la película. Con movimientos de cámaras casi constantes derivados de los planos secuencias que impone el estilo, reduce de forma muy amplia el número potencial de espectadores. El principal problema es que ha derivado una propuesta interesante en una historia de amor bastante simplona. Tampoco razona demasiado bien las consecuencias de los saltos temporales

El film se queda a medio camino entre el desmadre y la seriedad que propone en determinadas ocasiones, cuando procura ser lo más correcto posible desde el punto de vista científico, aunque no priva a sus personajes de ganar una primitiva. Los adolescentes pueden disfrutarla si no intentan escarbar demasiado en el guion ni en sus personajes, pero el resto del público encontrará una propuesta demasiado osada y hasta dañina para sus mentes o sus ojos. Respaldada por MTV, extraña que esta producción, titulada inicialmente Welcome to Yesterday,  y simplemente Almanac, no tenga una banda sonora mucho más poderosa.

Anuncios

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Vía Láctea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: