Skip to content

El Atlético gana al barro y al Éibar (1-3)

31 enero 2015

Sentenció el Atlético en el primer tiempo, con goles de Griezmann y Madzukic, que hizo doblete en otros tantos minutos. Cuando el compromiso agonizaba, Piovaccari cabeceó un centro de Saúl Berjón.

Con un terreno de juego que presentaba un estado indigno de un partido oficial debido al agua acumulada en las últimas horas, Diego Pablo Simeone presentó una alineación muy diferente a la de sus últimos compromisos. A las ausencias por acumulación de tarjetas se unía la de Arda Turan debido a una contractura y la de Juanfran Torres por decisión técnica. El internacional se encuentra a una cartulina de la suspensión y el técnico decidió asegurar su presencia en el derbi del próximo fin de semana.

Pero los rojiblancos tienen un futbolista en estado de gracia. Se trata de Antoine Griemann, que adelantó a los suyos en los compases iniciales de juego. Fue la primera vez que hubo una combinación a ras de suelo. Raúl García abrió a la izquierda y allí estaba el francés para enviar un balón cruzado al palo opuesto. No se descompusieron por ello los eibarreses que, parecían adaptarse mejor al agua. Al ritmo de desgaste del césped, la segunda parte se adivinaba como un espectáculo bizarro de fútbol barro. El desgaste también podría sacar factura.

Mediada la primera mitad ampliaban su renta los visitantes. A la salida de un saque lateral, y tras una acción que los eibarreses reclamaron como antirreglamentaria, el esférico llegó a Griezmann, que puso un balón de oro a Mandzukic. El croata remató en carrera lejos del alcance de Irureta un par de minutos antes de que encontrase nuevamente portería. Peleó el balón, fue el más listo sobre la levantada tierra y definió con mucha calidad. Los de Garitano evidencian problemas en defensa, acrecentados este mercado de invierno con la marcha de Albentosa al fútbol inglés.

El choque exigía un especial equilibrio a sus actores principales y el Éibar tuvo ocasión de acortar distancias al borde del descanso cuando, al recoger un rechazo, Piovaccari se quedó sólo ante Miguel Ángel Moyá y éste sacó un balón inverosímil para mantener la diferencia hasta el intermedio. Casi tan difícil su intervención como la de Irureta en la siguiente jugada. El campeón de Liga había mostrado todo su potencial, aprovechándose perfectamente de los errores de su rival, especialmente en el eje de la zaga.

En el segundo tiempo, los locales rectificaron líneas e incluso tuvieron pasajes dominadores, aunque cada vez que se acercaban los de Simeone a su área creaban mucho más peligro. Para entonces, Manu del Moral había sido trasladado a un hospital después de un encontronazo al filo del intermedio. Sin apenas emoción a causa del resultado, los guipuzcoanos buscaban dar un susto a los colchoneros a base de ilusión, mientras sus rivales pugnaban por controlar el choque y que pasara lo menos posible mientras las manecillas del reloj avanzaba implacables hacia la conclusión. La tarde premió a los armeros a un minuto del final. Centro de Saúl Berjón, que se deshizo de Jiménez, y cabezazo a la red de Pociaccari. Merecido por la animosidad de unos y la dejadez de otros.

Anuncios

From → Deportes

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: