Skip to content

Citizenfour (****)

24 marzo 2015

El documental más premiado del año, Oscar incluido, recoge las filtraciones de Edward Snowden en un hotel de Hong Kong a una cineasta y un periodista. A través de varias conversaciones se puso de manifiesto el método ilegal de espionaje por parte de Estados  Unidos a personas inocentes y se repasa la vida del protagonista hasta su marcha a Moscú.

A medida que vas viendo las imágenes de este documental, comienzas a sentir rabia, temor pero, sobre todo, impotencia. A medida que se van desvelando datos, crece la indignación. Se puede estar conforme o no con la actitud de Snowden pero queda claro que no hay derecho a que cualquier ciudadano quede al descubierto y no tenga un mínimo de privacidad. Aunque las imágenes no son subyugantes, sí que lo es su contenido. Por lo que se refiere a España, solamente en un mes, la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) recogió en treinta días alrededor de sesenta millones de llamadas telefónicas. Tanta información también genera un problema: la selección de datos. Aunque tenían información de los atentados de Boston, los pasaron por alto.

Como se explica en el film, se puede trazar una línea con billete de metro y una tarjeta de crédito. En medio, cualquier otro detalle. De esta forma se conocen todos nuestros movimientos y nuestras conversaciones. Podemos estar, incluso, en el lugar equivocado en el momento más inoportuno, pero saben que estuvimos allí.

En el inicio de este trabajo, que cierra una trilogía post 11 de septiembre, la directora y editora Laura Poitras sostiene que tras sus dos primeras puestas en escena, sobre la guerra de Irak y Guantánamo, respectivamente, los controles por los que tenía que pasar eran exhaustivos. A la vista de este último planteamiento, nos imaginamos lo que estará padeciendo.

Todo arranca cuando comienza a recibir mensajes cifrados de un tal Citizenfour. Meses después, este hombre adscrito a la NSA decide descubrirse y lo hace en un hotel de Hong Kong a lo largo de ocho intensos días. Sugiere a Poiras, que acude cámara en mano para grabarlo todo, que le acompañe un periodista serio, como es el caso de Glenn Greenwald, de The Guardian. Con anterioridad, la realizadora ya nos había puesto al corriente del acecho a la privacidad mundial y la negativa de los estamentos norteamericanos cuando declaraban ante el Congreso o en cualquier juicio.

En un hotel de lujo de la ciudad china, Snowden inicia su confesión, con total naturalidad. No quiere que haya represalias contra otros trabajadores, incluso se habla de otro confidente que no es revelado y que sostiene la posibilidad de que 1,2 millones de personas se encuentren bajo vigilancia de la NSA. Un país entero, reafirma el delator. Debido a la diferencia horaria, el primer artículo de Greenwald se demoró con respecto a las filtraciones. Desde ese momento, resultó imparable. En los diarios y en los informativos audiovisuales hemos tenido múltiples informaciones de los hechos que han constituido la mayor intromisión de privacidad de la historia. Un Gran Hermano a escala mundial.

El abuso de poder, a tenor de lo expuesto por Snowden, resulta incuestionable, así como la paranoia de los gobernantes y el poder de la información que, a gran escala, se convierte en un arma de doble filo. El propio Barak Obama calificó a Snowden de antipatriota y definió a los periodistas como enemigos del Estado. Mientras su Administración seguía todos nuestros movimientos, nosotros tan tranquilos. Una indefensión total. Snowden lo dejó todo, desde un buen sueldo a una cómoda vivienda. No sentía que traicionaba a su país y sí que la privacidad es un derecho básico universal. No somos quienes para juzgarlo. Cada cual extraerá sus propias consecuencias. Lo que no cabe duda es que se trata de un trabajo fílmico valiosísimo en cuanto a la información que contiene.

Anuncios

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Vía Láctea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: