Skip to content

Focus (**)

26 marzo 2015

Jess, una atractiva joven, intenta timar a Nicky sin saber que es un experto en ese campo. Ella le pide que le acoja bajo su protección y, durante el período de aprendizaje, surge el amor entre ellos. Tiempo después de que Nicky decida separar sus caminos, se encontrarán en Buenos Aires, donde se manejan fuertes sumas en circuitos de carreras.

El dúo de realizadores formado por Glenn Ficarra y John Requa regresa al mundo de la comedia romántica, aunque sin ninguno de los actores que pretendían para protagonizar esta historia escita por ellos mismo. Ryan Gosling y Emma Stone, con quienes trabajaron en Crazy, Stupid, Love, fueron reemplazados finalmente por Will Smith y Margot Robbie, a quien descubrimos en El lobo de Wall Street. Desconocemos si hemos ganado con el cambio, pero es bien cierto que la química existente entre estos dos últimos representa uno de los puntos fuertes de esta producción que no ayudará a prestigiar la carrera de quien fuera en su día el Príncipe de Bel-Air.

Chico conoce a chica. En este caso, poco original ya que una atractiva muchacha, Jess, pretende timar a Nicky un experto escamoteador. Algo parecido al arranque de Combustión, de Daniel Calparsoro. Ella le seduce en una discoteca y se lo lleva a su casa para robarle, pero él va por delante en ese juego. Poco después, le pide que la adiestre y que la incluya en su equipo. Tras convencerle de que puede servir para el equipo, se desplazan a Nueva Orleáns donde obtienen dinero fácil y se enamoran. Muy a pesar suyo, Nicky decide que deben emprender caminos distintos.

Tres años después se encuentran en Argentina. Jess se ha convertido en una mujer fatal y es la novia del multimillonario Rafael Garriga -Rodrigo Santoro-, propietario de un equipo automovilístico que desea imponerse por todos los medios al de su gran competidor, el australiano McEwen –Robert Taylor-, con quien el protagonista no tarda en hacer negocio para venderle un componente que, en teoría, debe hacer mucho más rápido a su prototipo. Pero Nicky trabaja al mismo tiempo con otras escuderías mientras renace la atracción mutua entre él y Jess.

No se puede negar que se trata de una producción entretenida, donde reluce la comedia romántica por encima de la acción, el crimen o los aspectos más cómicos. Pero si rascamos en ella no encontramos nada más. La cinta no esconde nada y su propuesta queda siempre al descubierto, sin giros enrevesados ni talento especial, tanto en el desarrollo de la historia como en la puesta en escena. Ayudan ciertos exteriores y también una banda sonora elegida con mimo. Junto al escore de Nick Urata, que ha compuesto un agradable tema central, se escuchan intérpretes como Iggy and The Stooges, Barbara Lewis y algunas canciones latinas menos populares.

Aunque el romance funcione, al final tienes la sensación de que la hora y tres cuartos de proyección han servido de muy poco. Se olvidarán la película en cuanto salgamos del cine y sólo quedará el recuerdo de una pareja de raza mixta que combina muy bien. Los personajes son absolutamente lineales, no evolucionan a lo largo de un film que deja una sensación agradable en su envoltura pero que muestra una superficialidad innegable en su contenido.

Anuncios

From → Cine

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Vía Láctea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: