Skip to content

Repóquer de Ronaldo y el Madrid crece tras golear al Granada (9-1)

5 abril 2015

Veinticinco minutos tardó el Granada en verse por debajo en el marcador. Bale abrió la lata y Ronaldo, en apenas seis minutos ya tenía en sus alforjas su triplete. Llegaría al póquer al inicio de la segunda mitad, entre dos dianas de Benzema, que también se apuntó a la fiesta. Robert Ibáñez logró el tanto del honor visitante antes de que Cristiano firmase su primer repóquer como madridista.

Está claro que Carlo Ancelotti sólo confía en quince jugadores puesto que, ante la ausencia por sanción de Isco, colocó a James Rodríguez en el once titular aunque llevaba dos meses fuera de las alineaciones. De sus botas surgió la primera oportunidad. Un balón cruzado que Benzema remató de volea para que Oier desbaratase la ocasión. Luego fue Garteh Bale quien levantó demasiado el balón sobre el cancerbero.

Dominaba el Madrid, sin apuros, pero el gol no llegaba porque el Granada se defendía con acierto, e incluso tuvo su chance con un error de Casillas en el pase que permitió a Robert Ibáñez probar fortuna al filo del cuarto de hora. Cristiano Ronaldo, más activo que en los últimos partidos, se movía más por el centro, aunque sin fortuna, al igual que sus compañeros de vanguardia porque los blancos jugaban con demasiada lentitud y permitían a los andaluces defenderse con acierto aunque James y Luca Modric intentaban sorprender con sus pases.

Los minutos pasaban y las ocasiones se sucedían a cuentagotas. Álvaro Arbeloa remató fuera en semifallo a puerta vacía y los de Abel llegaban al ecuador de la primera mitad sin excesivas complicaciones. Posiblemente, porque cuando juega Varane la línea defensiva de los locales se queda muy atrás. Ese detalle favorece que los de arriba no ayuden y que los equipos contrarios lleguen con facilidad al área de Casillas.

Precisamente, cuando el conjunto nazarí comenzaba a creérselo llegó el mazazo. Un balón en profundidad lo peleó Bale con el defensa y, gracias a su velocidad, llegó a regatear al arquero y, subiendo por la línea de fondo, marcó sin oposición. Los de Concha Espina no cuajaban un fútbol brillante, defendían horrible pero  su potencial resultaba más que suficiente como para ponerse con ventaja e incrementarla cuatro minutos después. Sergio Ramos peleó un balón que terminó en centro impecable sobre Benzema. Se entretuvo el francés, pero una brillante acción de James sirvió para que Ronaldo marcase de tiro cruzado.

El Real Madrid estaba desatado, favorecido porque el Granda ya no creía en sus posibilidades. Si a ello se une la voracidad de Ronaldo, la goleada estaba servida. Por la izquierda llegaba el peligro y un centro de Marcelo, que Oier despejó al centro del área permitió al Balón de Oro fusilar su gol número 33 en Liga. El triplete lo firmó un minuto después con un disparo fortísimo y lejano que dobló las manos al guardameta.

La respuesta de los andaluces era endeble hasta que El-Arabi, al borde del descanso, lazó un zapatazo que se estrelló de forma espectacular en el larguero. Iker Casillas agrandaba su leyenda del portero al que la madera le ha defendido en más ocasiones.

En una mañana en la que Karim Benzema se mostraba especialmente apático, resolvió con exquisitez el quinto tras regresar de vestuarios. Un saque de equina en largo lo paró el francés con el pecho en un control orientado para empalar según caía con un derechazo tremendo. Prueba de la relajación de la zaga visitante, que sufrió el sexto tras una asistencia de Bale a Cristiano que remató de cabeza tirándose en plancha. Y un minuto después vino el séptimo, obra de un remate afortunado de Benzema que se envenenó al tropezar el esférico en un rival.

Con el mismo once inicial, el Real Madrid marcó ocho tantos en Riazor esta temporada. En La Coruña el primer hombre de refresco fue Iker Illarramendi, como en esta ocasión. Sustituyó al reaparecido James mientras que Jesé Rodríguez hacía lo propio por el goleador francés y Chicharito Hernández se colocase de delantero centro.  Con media hora por delante, la única incógnita era saber hasta dónde llegaría un marcador que Bale estuvo a punto de ampliar de libre directo en la primera falta exagerada del encuentro.

Los de Ancelotti levantaron el pie, lo que no fue óbice para que Ronaldo tuviese en las piernas por dos veces su primer repóquer con la camiseta blanca. Lo que llegó fue el tanto del honor granadino. Una buena contra y un despiste de Sergio Ramos que el canterano valencianista Robert Ibáñez aprovechó tras quedarse solo ante Casillas. Poco después, Ronaldo se relamía con un centro de un genial Modric desde la derecha, pero Mainz introdujo el esférico en su puerta. Lo intentó el portugués de todas las maneras hasta el final, y sus compañeros lo buscaron, hasta que alcanzó su objetivo a uno del final tras un servicio impecable del croata. De esta forma, Ronaldo se suma al exclusivo club de madridistas que, como Puskas y Morientes como futbolista blanco, consiguieron c

inco dianas en el mismo partido, sin recurrir a los lanzamientos de penalti.

Anuncios

From → Deportes

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: