Saltar al contenido

La revancha del derbi europeo se servirá en el Bernabéu (0-0)

14 abril 2015

Fue mejor el Real Madrid en el primer tiempo, donde encerró a su rival en el área propia aplicándose en la presión. Oblak fue el mejor en ese período. En la segunda mitad, el Atlético puso más de su parte, pero no llegó a equilibrar el duelo. Séptimo partido entre los dos grandes de la capital de España y ninguna victoria blanca. Sus rivales llevan trece meses sin encajar un gol en su estadio en la máxima competición continental.

Aunque los dos técnicos tenían disponibles a todos los jugadores de sus respectivas plantillas, ambos sorprendieron con la presencia de Guilherme Siqueira y Mario Suárez, por parte del Atlético del Atlético de Madrid, y Rafael Varane por el Real. Aunque lo de casa quisieron salir presionando, fueron sus rivales quienes sorprendieron en los primeros minutos con un lanzamiento de Dani Carvajal  y una gran ocasión de Gareth Bale, que se quedó solo ante Jan Oblak tras un error defensivo rojiblanco, pero el guardameta se lució en el mano a mano.

En el centro del campo mandaban los de Ancelotti, que se aplicaban a la hora de encimar a sus rivales. De hecho, éstos únicamente veían posibilidades con lanzamientos largos que no suponían demasiado peligro para los centrales, sostenidos por su arquero, que atrapó con seguridad un lanzamiento a balón parado de Cristiano Ronaldo. La decisión y el empeño propuestos por los blancos, que recuperaban el esférico con facilidad, sorprendieron a los del Manzanares.

Se jugaba a un ritmo especialmente alto y los problemas eran para el Atlético, a quienes sus vecinos obligan a un mayor repliegue por lo que sus salidas resultaban tímidas y complicadas. Los de Simeone aguantaban gracias a su buen sistema defensivo y a las paradas de Oblak, que se veía beneficiado por intentos lejanos como el de Bale a la media hora de juego y otro posterior de James que atajó en dos tiempos. Tardaron demasiado en probar a Iker Casillas, y fue por una mala entrega de Sergio Ramos de la que se aprovechó Antoine Griezmann.

Ni siquiera en los saques de esquina podían sacar ventaja. Su cuarto lanzamiento lo aprovechó el Real con una galopada de Varane que culminó con un disparo de James al que respondió Oblak con su mejor intervención hasta el momento. El esloveno fue la figura de su equipo en la primera mitad.

Salieron más abiertos los locales en la continuación, y Arda Turan probó fortuna con un cabezazo desviado mientras que los visitantes, con juego menos fluido, se perdían en centros muy sencillos para la zaga. Con los laterales muy adelantados, los blancos intentaron recuperar el dominio e insistieron en los disparos lejanos a los que respondía un seguro Oblak. Crecían Arda Turan y Griezmann al tiempo que el Real acentuaba su dominio y seguía acumulando ocasiones desbaratados por los defensas o marradas por los delanteros, donde Cristiano, Bale y Benzema no tenían su mejor noche.

A falta de un cuarto de hora, el cansancio comenzaba a hacer mella y el primer cambio fue la entrada de Isco por Karim Benzema, seguido por la de Raúl García que reemplazó a Griezmann para equilibrar el centro del campo. Luego, Simeone quemó sus naves con la presencia de Fernando Torres en lugar de Koke. Con las imprecisiones y los riesgos de última hora llegaron las tarjetas amarillas, que impedirán a Marcelo y Mario Suárez disputar la vuelta.

From → Deportes

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: