Saltar al contenido

Una noche para sobrevivir (Run all Night) (***)

28 abril 2015

El mercenario Jimmy Conlon ha estado siempre al lado de Shawn Maguire. Cuando el hijo de éste intenta matar al suyo tendrá que decidir entre su familia o aquella a otra a la que ha permanecido fiel desde hace treinta años. El mismo tiempo que un policía le persigue para que purgue sus crímenes.

Esta es la tercera colaboración entre el actor Liam Neeson y el realizador catalán afincado en Estados Unidos, Jaume Collet-Serra. Casi podría decirse también que se trata de la tercera entrega de una saga rentable que ha alcanzado su cénit en esta producción; en buena parte, gracias a un guion sensato de Brad Ingelsby, la buena interpretación en general y el oficio de un director que, por primera vez en su carrera, alterna la acción con diálogos dramáticos y sale bastante bien parado.

Liam Neeson parece especializado últimamente en el cine de acción, aunque corre el peligro de amanerarse, ya que sus personajes comienzan a repetirse o a parecerse peligrosamente unos a otros. Véanse las tres entregas de Venganza, porque si cogemos ese personaje y el de Caminando entre las tumbas, y los agitamos en una coctelera obtendremos el protagonista de Una noche para sobrevivir. Afortunadamente para él, sus dos próximos proyectos son los nuevos filmes de José Antonio Bayona y de Martin Scorsese, que verán la luz el año próximo.

En este caso interpreta a Jimmy Conlon, un pistolero al que se le atribuyen una treintena de asesinatos, razón por la que hace tres décadas que el detective Harding –Vincent D’Onofrio- le persigue incansablemente. Jimmy ha servido incondicionalmente durante todo ese tiempo a su compatriota irlandés Shawn Maguire –Ed Harris-, pero ahora acepta limosnas de su familia mientras ahoga en alcohol sus remordimientos. Danny, el hijo de Jimmy, encarnado por Boyd Holbrook, quien ya le dio guerra a Neeson en Caminando entre las tumbas, se mete en problemas de los que es testigo Mike –Joel Kinnaman-, el hijo del protagonista, por lo que éste debe elegir en ser fiel al hombre al que ha estado unido durante tiempo y a su familia, que le ha dado la espalda hace años.

Como es habitual en el cine de Collet-Serra no falta la acción, disparos, persecuciones automovilísticas, e incluso incendios. Esta vez, se incluyen diálogos dramáticos en los que luce su oficio y brilla de manera especial el dúo compuesto por Neeson y Harris, cuyos personajes decidieron hace ya muchos años cruzar juntos la línea definitiva. Salvo en contadas secuencias inocuas y la insistencia del realizador en las Google Street View, la cinta, de puro consumo, no defrauda a los seguidores de este tipo de cine.

Hay muchas reminiscencias en esta cinta. Más que homenajes o influencias, habría que hablar de un  guionista que ha visto mucho cine y de un cineasta que conoce su oficio aunque rara vez nos ofrezca sorpresas. Se podría hablar de Sidney Lumet o de John Sturges. El último tren de Gun Hill o Camino a la perdición nos ofrecen historias parejas, donde el protagonista deberá decidir una cuestión semejante. El western flota en el ambiente durante todo el metraje.

La acción transcurre en una sola noche, lo que también nos retrotrae a otros largometrajes de similares características pero, ante todo, es una cinta de Collet-Serra, en la que su personaje principal busca la redención y que ya, desde el principio, no ofrece las claves de la película con una frase pronunciada en off por Liam Neeson: He hecho cosas terribles en mi vida.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: