Skip to content

El valencia aparta al Madrid de la Liga y amenaza al Atlético tras empataren el Bernabéu (2-2)

9 mayo 2015

Tras sendos disparos a la cruceta de Bale y Ronaldo, Paco Alcácer adelantó al Valencia tras un centro de Gayá. La lesión de Kroos dio paso al segundo, obra de Javi Fuego, también de cabeza. Alves detuvo un penalti a Ronaldo y Pepe recortó en la continuación en plena vorágine local. El Bernabéu abroncó al colegiado Clos Gómez antes de Isco marcase un golazo por la escuadra. Finalmente, no pudo certificar la remontada.

Reposición de una película muchas vista en el Santiago Bernabéu. No habían transcurrido treinta segundos y Paco Alcácer ya había exigido una estirada de Iker Casillas. A cambio, los locales proponían un espectacular centro de espuela de Cristiano Ronaldo y un pase inverosímil de Isco. Todo ello, antes de los primeros cinco minutos de un partido que se presentaba espectacular y en el que Carlo Ancelotti volvió a su esquema clásico con tres centrocampistas.

Una falta sobre Gareth Bale en el pico del área la estrelló violentamente el galés en la cruceta. Fue la primera gran ocasión del choque exceptuando una vaselina de Alcácer tras una falta sobre Pepe que se tragó Clos Gómez. El Valencia jugaba al límite y el colegiado se mostraba remiso con las tarjetas, hasta que José Luis Gayá cazó a Isco en el lateral del ataque blanco.

Los locales eran mejores y con un juego rápido, gracias a un centro del campo con mucha movilidad, Ronaldo también se encontró con la cruceta, la opuesta a la de Bale, a la salida de un córner. Sin embargo, el gol llegó para los levantinos. Un centro de Gayá lo empujó a la red Alcácer. Casillas, que llegó a tocar el esférico, se quedó bajo los palos y la defensa tampoco estuvo demasiado atenta. Los problemas crecían para los de casa porque Toni Kroos, lesionado en una acción sancionable de André Gomes, era sustituido por Asier Illarramendi.

La siguiente acción, el saque de falta que permitió el cambio, significó el segundo del Valencia. Cerró muy mal la defensa y Javi Fuego cabeceó al ángulo izquierdo, imposible para Iker, con quien ya la temía tomada el Bernabéu. La Liga se perdía en casa y los de Nuno Espíritu Santo crecían sin pausa. La línea formada por Arbeloa, Pepe, Ramos y Coentrao naufragaba de izquierda a derecha. Sin Kroos, el centro del campo apenas recuperaba y el Madrid sólo podía recurrir a la épica para continuar con su presión al Barcelona. Lo intentó Bale con un disparo fortísimo, pero Diego Alves certificó una parada de mérito, antes de que Chicharito encontrase el poste izquierdo de Alves.

Los locales merecían más o, al menos no encontrarse en el descanso con un resultado tan adverso. Su partido no era malo, con tres disparos a la madera, pero la defensa había hecho tantas concesiones que el pecado era mayúsculo. Para colmo de males, el guardameta brasileño detuvo una pena máxima a Ronaldo antes del intermedio. Clos perdonó la expulsión a Gayá y, de propina, amonestó a Chicharito.

Con Marcelo y Arbeloa en la continuación, Chicharito continuó espoleando a los suyos y poniendo a prueba a Diego Alves, que maravilló en dos paradas aparentemente imposibles. Pero el Madrid había tocado a arrebato y Pepe encontró premio a la salida de un córner, dando esperanzas a los suyos que, seguían percutiendo sobre el área rival aunque sin mayor acierto porque el guardameta agrandaba su figura, especialmente ante un cabezazo de Ramos. Los de Ancelotti tenían argumentos para lamentarse: tres palos, un penalti fallado, paradas imposibles de Alves y una actuación arbitral poco favorable, que permitía jugar al Valencia con todos sus efectivos.

El esfuerzo blanco, que lo puede acusar el miércoles en la Champions, era tan encomiable como baldío. Sin embargo, quedan seis minutos para la remontada. Veinte remates después y seis intervenciones antológicas de Diego Alves, el balón cayó en la frontal a Isco, que sacó un zapatazo a la escuadra allí donde no podía llegar el cancerbero. Los minutos restantes fueron un agobio en el que los centrales visitantes se asemejaban un frontón. En el descuento contaron con la ayuda de Orbán, puesto que Sergio Ramos ya estaba de delantero centro.

El Valencia tuvo ocasiones al contragolpe, mientras los blancos ponían toda la carne en el asador. A falta de medio minuto, una falta escorada contra los levantinos significaba el clavo ardiendo para los madridistas. El esférico se fue al larguero, pero Clos pitó falta y señaló el final. Adiós a la Liga y a esperar a la Champions.

Anuncios

From → General

One Comment
  1. pdef permalink

    Reblogueó esto en Gol&Goal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: