Skip to content

Amy (****)

15 julio 2015

Documental sobre la vertiginosa carrera y rápido final de Amy Winehouse, la artista británica que grabó el disco más reconocible de lo que llevamos de siglo XXI. Para su desarrollo fueron entrevistadass un centenar de personas que tuvieron relación con la cantante, y se muestran vídeos y actuaciones nunca vistas hasta ahora.

Senna es un documental admirable sobre la vida del malogrado campeonísimo de Fórmula 1. Por eso cuando su responsable, Asif Kapadia, anunció que su nuevo trabajo se centraría en Amy Winehouse, la expectación era máxima. Al final, no ha conseguido cotas tan elevadas como las mostradas en su película de 2010 pero sí que es capaz de hipnotizar al espectador y, sobre todo, contentar a los seguidores de la artista. Sin embargo, como todo trabajo sobre un mito tan próximo –falleció en 2011-, siempre surgen detractores. En este caso, capitaneados por Mitch Winehouse, el padre de Amy, y su ex novio Reg Traviss.

El trabajo como documentalista de Kapadia es digno de mención. No sólo entrevistó a cien personas que tuvieron relación con la protagonista, si no que consiguió materiales inéditos. Los más destacables son una interpretación de Moon River con la National Youth Jazz Orchestra, la grabación de su dueto con Tony Bennett o su tema inédito We’re Still Friends, o su presencia en la entrega de los Grammy de 2008, cuando fue reconocida como la mejor artista del año.

Algún material muestra una calidad ínfima, pero su valor cinematográfico es inversamente proporcional al histórico, como el vídeo con el que se abre el documental y que nos muestra a Amy en 1988, cuando contaba con catorce años, cantando el Cumpleaños feliz en una casa de Southgate (Londres) a su amigo Laurente Gilbert en presencia de su inseparable Juliette Ashby. Por entonces, no pensaba en dedicarse a la música, aunque su espléndida voz de contralto, abarcando tres octava y un semitono, pronto sedujo a varias orquestas de jazz que la incorporaron como cantante. Sus ídolos eran las grandes divas de ese estilo y el neoyorquino Tony Bennett, con quien tendría la oportunidad de cantar Body & Soul en su disco de duetos. Entonces, se confesaba insegura y preocupada por hacerlo lo mejor posible.

Ese aspecto fue una constante en su vida. Siempre se sentía nerviosa antes de una actuación y, además, era enormemente tímida. Tanto que no quería mostrar en público sus propias canciones ya que las letras hablaban siempre de pasajes biográficos. Después de su primer disco, Frank, comenzó a escalar posiciones en el mundo de la música hasta que con Back to Black se erigió como la más excelsa representante del soul británico y entró en el libro Guines como la cantante de su país que más Grammy acaparó en una sola edición. El tema Rehab se convirtió en un himno aunque, para entonces, ya había comenzado su idilio con las drogas y el alcohol que le condujo a diversos períodos de desintoxicación.

Dos momentos, previos a su fallecimiento, marcaron su biografía. Se supone que, tras una discusión con Reg Traviss, se pasó dieciséis horas bebiendo. Los médicos dijeron que una sobredosis o una borrachera podrían ser definitivas para su castigado corazón. Más adelante, el 18 de junio de 2011, se marchó a Belgrado. N quería viajar porque estaba dispuesta a preparar un nuevo álbum, pero le exigieron que cumpliera el contrato y salió totalmente ebria al escenario en una aparición definida como el peor concierto jamás visto. Poco más de un mes después, el 23 de julio, cuando contaba con 27 años,  fue encontrada muerta en su casa de Camden, al norte de Londres. Su tasa de alcohol en sangre era de 416 miligramos por decilitro.

Todas esas circunstancias se reproducen en el film, así como las autolesiones que se provocaba o su bulimia nerviosa. Se muestra también la evolución de su físico, e incluso de sus tatuajes, como la chica semidesnuda de su brazo izquierdo que, con el paso de los años, fue mostrando más decoroso. Una artista excepcional cuyo trabajo sobre su vida no deja indiferente a nadie. Probablemente, no hay nada que no hayamos visto antes en una malograda estrella del pop, aunque en ningún caso su descenso fue tan vertiginoso y tan premeditado. El valor como documental es más que interesante, así como el guion y el montaje. Una producción hecha con las tripas más que con el cerebro, de forma que consigue salvar sus imperfecciones.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: