Saltar al contenido

El secreto de Adaline (the age of Adaline) (**)

29 julio 2015

Una joven nacida a principios del siglo XX, a consecuencia de un accidente sufrido cuando tenía veintinueve años, tiene la facultad de no envejecer. Desde entonces, su vida ha sido un no parar, cambiando de identidad y dirección hasta que, el Fin de Año de 2014, conoció a un hombre apuesto que resultó ser hijo de un novio anterior.

El mayor drama de los vampiros no es el terror que inspiran o su necesidad de beber sangre humana para no debilitarse. Es que están condenados a vivir eternamente, salvo que el Van Helsing de turno se interponga en su camino con una estaca de madera, o abra las ventanas de par en par para que se quemen con los rayos solares. El sufrimiento que conlleva la vida de Adaline Bowman –Blake Lively- desde que tenía veintinueve años es que no envejece, por lo que ve cómo se va arrugando su única hija, Fleming –Ellen Burstyn- y ha de olvidarse de amores prolongados en el tiempo.

La idea parece desgajada de la historia de Benjamin Button, escrita por Scott Fitzgerald-, aunque presenta connotaciones bien distintas. No hay, en este caso, una revisión de la historia del siglo XX. Basta con un par de mohosas fotografías, un toque de diseño de vestuario, un par de referencias temporales y una partida de Trivial Pursuit en el que la protagonista demuestra sus conocimientos, fruto de las experiencias vividas.

Adaline Bowman está obliga a cambiar de domicilio y de trabajo cada cierto tiempo por razones obvias. Hubo una época en que hasta fue perseguida por el FBI pero ahora, como bien dice de octogenaria hija, la mayoría de quienes pudieran descubrir su secreto ya han muerto. Sin embargo, todo se enreda cuando la Nochevieja de 2014 conoce accidentalmente a Ellis Jones –Michiel Huisman-, un hombre atractivo y adorable. De esos que una mujer no puede dejar pasar. Por él estaría dispuesta a revelar su secreto.

No contaba la protagonista con que el padre de su apuesto galán, el astrofísico William Jones –Harrison Ford- hubiera sido su gran amor mucho tiempo atrás. Cuando él estaba dispuesto a pedirla en matrimonio y ella a revelarle sus detalles más ocultos, se arrepintió en el último instante, pero los rescoldos de aquel amor todavía perduran.

Lee Toland Krieger ha dirigido esta historia como si se tratase de un cuento. Comienza con planos elevados, incluso cenitales, adornados con unas bellas vistas del Golden Gate, para derivar a una puesta en escena mucho más formal a medida que el romance va in crescendo. Lo que le falta es profundidad en el guion para redondear su película. La historia de Adaline debería haber sido mucho más que este melodrama romántico y sentimental, que pudiera firmar el mismísimo Nicholas Sparks si se hubiera cambiado la ciudad de San Francisco por los exteriores de Oregón, donde el personaje central pensaba establecerse con una nueva identidad.

El espléndido trabajo actoral de Blake Lively supera la propuesta de una historia interesante desarrollada con total superficialidad. Ni siquiera las buenas aportaciones de Harrison Ford y Ellen Burstyn son capaces de revocar esa sensación. Cierto es que el film se ve con agrado, aunque con un punto de aburrimiento, lo que no priva que en algunas fases lamentes lo que pudo haber sido y no fue. A cambio, te entretienen con un buen reparto y una cuidada dirección artística.

Bien menor para una producción con pretensiones que se ha quedado corta en su resultado debido a la escasa profundidad, tanto del texto como de sus personajes. Se advierte con la larguísima voz en off inicial, con cierto homenaje al de Ciudadano Kane, en la que se incluye una explicación científica difícil de aceptar, aun cuando se sitúe su descubrimiento para 2035. Demasiado próximo, quizá.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: