Skip to content

Ático sin ascensor (5 Flights Up) (**)

3 septiembre 2015

Una pareja multirracial entrada en años decide poner a la venta el apartamento en el que viven. Será una jornada cargada de emociones, puesto que está previsto que cualquiera, esté interesado en la compra o no, pueda acercarse al inmueble y curiosear por entre sus paredes. Mientras, el matrimonio tiene otra preocupación paralela.

Gracias a sus dos protagonistas, suena bien, al menos de inicio, esta adaptación de una novela escrita por Jill Ciment que fue llevada a la gran pantalla por Richard Loncraine, quien hasta ahora sólo se había hecho notar gracias a su interesante adaptación de Ricardo III. Debemos hacer hincapié en que la fuente literaria original es una novela, y creemos que se ha perdido una buena oportunidad para un texto teatral de cierto atractivo ya que, aunque el film presenta bastantes más personajes, la realidad es que se podría haber rematado con solo tres de ellos: Alex Carver –Morgan Freeman-, su esposa Ruth –Diane Keaton- y su sobrina Lilly –Cinthya Nixon-.

Conocemos a Alex cuando acaba de dar un paseo con su perra Dorothy. Gracias a ello sabemos que vive con su pareja en un quinto piso, un precioso ático de Brooklyn en el que se instaló varias décadas atrás buscando un precio asequible y un lugar luminoso en el que pudiera continuar su carrera como pintor. Ahora, sus cuadros no tienen la aceptación de antaño debido a la crisis y porque los posibles compradores buscan otros estilos. Esa circunstancia y el hecho de que su vivienda carezca de ascensor les han impulsado a ponerla en venta. Según su sobrina Lilly, una acreditada intermediaria, las ofertas por la propiedad pueden alcanzar el millón de dólares.

Esa es la razón por la que, muy a su pesar, han organizado una jornada de puertas abiertas en la que los interesados en adquirir el piso y cualquier curioso que se acerque, puedan visitar sin cortapisas todas las habitaciones. Paralelamente, la pareja se encuentra con otro problema: la enfermedad de Dorothy.  Después de llevar la perra al veterinario, les informan que debe ser intervenida en una operación de riesgo y muy costosa, por encima de los mil dólares. Las horas transcurren entre los recuerdos del matrimonio y las llamadas telefónicas, ya sean de los compradores para elevar su oferta o de la clínica en la que su mascota se debate entre la vida y la muerte.

La película es, ante todo, amable. Con algunas inconsistencias, el guion es bastante plano y resulta carente de sorpresas. La puesta en escena de Loncraine tampoco es habilidosa ni saca partido a un apartamento que se supone más lujoso y atractivo del que se nos muestra. En ese mismo eje se mueve la partitura de David Newman. Otra cosa muy distinta es el trabajo de los dos actores principales. Freeman y Keaton hacen creíble un film que, sin su aportación, mostraría un encefalograma prácticamente plano. Lo que se cuenta podría tener mucho más interés con un texto de mayor enjundia y una realización bastante más arriesgada.

Sin embargo, cuando dos intérpretes talentosos se reúnen y la química se deja notar entre ellos, todo resulta mucho más sencillo. No necesitan besarse, ni ellos ni los actores que los encarnan en una época muy anterior, para demostrar su afecto y el enorme grado de magnífica convivencia que demuestran con apenas gestos y miradas. Un casto ósculo final sirve para agrandar la ternura que se profesan y el amor que se han demostrado desde su primer encuentro, cuando Alex escogió a Ruth para que le sirviera de modelo para un desnudo que todavía conservan en su morada.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: