Saltar al contenido

Mientras seamos jóvenes (While We’re Young) (**)

3 septiembre 2015

Un serio documentalista, estricto en su trabajo, y su esposa, una acreditada productora, entablan conocimiento con una joven pareja, libre de prejuicios. Entre ellos se produce una química innegable hasta el punto de que dejan de lado a sus viejos amigos para llevar a cabo una serie de actos que parecen más propios de edades juveniles.

Responsable de Una historia de Brooklyn, Noah Baumbach se traslada a Los Ángeles para dirigir un guion propio que significa un nuevo intento de Ben Stiller por alejarse de sus habituales payasadas. No consigue su propósito, puesto que la historia, a caballo entre la comedia y el drama, permite a su protagonista masculino hacer gala de toda una serie de histrionismos, aunque bien es cierto que resulta más contenido que en la mayoría de sus actuaciones precedentes.
Josh Schrebnick da clase en la Universidad y reúne una gran cantidad de imágenes para ultimar su segundo documental. Es un perfeccionista y le cuesta demasiado trabajo convencerse de que va por buen camino. Sobre todo, busca el rigor y la autenticidad para, a partir de ellos, elaborar su trabajo audiovisual. Pesa sobre su figura la de su suegro Leslie Breitbar –Charles Grodin-, quien ha tenido un enorme éxito en su el mismo género, mientras que su esposa Cornelia –Naomi Watts- ha destacado como productora tanto para su marido como para su padre. El matrimonio ha dejado atrás su juventud y ve como sus amigos envejecen después de haber tenido descendencia, mientras que ellos consideran que ya se ha pasado su tiempo.

En un momento de dudas creativas, conoce una pareja formada por Jamie y Darby Massey –Adam Driver y Amanda Seyfried-. Representan y ejecutan todo lo que ellos han perdido o han dejado atrás. La locura de unos años que se les han escapado para acercarse al medio siglo de existencia sin apenas percibirlo. De esta forma, dejan de lado a sus amigos, centrados demasiado en sus hijos como para mantener conversaciones más abiertas y disfrutar, aunque solo sea un momento, de los peligros de la alocada precipitación.

Baumbach regresa al psicoanálisis, muy al estilo de Woody Allen, para insistir en la crisis de la mediana edad. Se centra de nuevo en una pareja normal, que vive sin excesos, para ubicarla en una sociedad que se mueve y cambia tan rápido que apenas le da tiempo para adaptarse. Sin embargo, el autor toma partido. La exuberancia juvenil, a veces infantiloide, de los recién llegados conlleva una actuación muy meditada. El drama se desencadena por el hecho de que Jamie y Darby viven como ellos lo harían si no hubiese pasado el tiempo, pero sus actos más oscuros representan lo que Josh y Cornelia siempre han detestado.

Ese es el motivo por el que la recta final del film se muestra mucho más incómoda, tanto en el desarrollo de los personajes como en el texto que llega al espectador. Con una presencia femenina bastante más liviana, la acción se centra fundamentalmente en los varones, tanto en sus actos como en su forma de ver la vida y el trabajo. Para unos, el fin justifica los medios; para otros, son estos últimos los que deben desembocar en un desenlace satisfactorio. Para ilustrarlo, Noah Baumbach se mueve con delicadeza, sin apenas grandilocuencia y con una puesta en escena que pretende hacer olvidar la cámara pero que resulta cansada. En este caso, la apuesta no se corresponde con la propuesta de una historia que tiene sus principales activos en la primera hora de proyección.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: