Skip to content

Ma ma (***)

11 septiembre 2015

En los días previos al verano, a una mujer que acaba de ser abandonada por su marido se le diagnostica un tumor maligno en el pecho. Paralelamente, un hombre de mediana edad pierde a su mujer y a su hija en un accidente de tráfico. Ambos se resignan a compartir su dolor y a afrontar las tragedias que les depare el destino.

Seis años hacía que Penélope Cruz no rodaba en España y su regreso, en el que también ejerce como productora, no podía ser más plausible. Emerge como el alma y el epicentro de la última puesta en escena de Julio Medem hasta el punto de cuajar una de las mejores actuaciones de su exitosa carrera. Aunque rodeada de actores contrastados, como Luis Tosar, se lleva por delante a todos sus compañeros de reparto con un sentido artístico encomiable, sin importarle sumergirse figuradamente en el barro para ofrecernos toda una lección. Solamente, en algunas secuencias, Asier Etxeandía intenta darle una réplica aceptable.

El donostiarra Julio Medem, que no rodaba un largometraje en solitario desde Habitación en Roma (2010), incide nuevamente en la radiografía de la mujer. En este caso, su protagonista no busca su plenitud a través del sexo, o de las relaciones con otros congéneres, sino que indaga en la reacción femenina ante la vida, la maternidad, la pareja y la muerte. Para ello se centra en Magda, una profesora en paro a causa de la crisis que ve como su marido, catedrático universitario, se ha ido de casa en compañía de una de sus alumnas.

El doctor Julián Garay –Asier Etxeandía- le pronostica un tumor maligno avanzado en el pecho izquierdo el mismo día que acude a ver como su hijo –Teo Planell- disputa un partido de fútbol. Allí conoce a Arturo –Luis Tosar-, que trabaja como ojeador de los alevines del Real Madrid y que se interesa por la calidad del chaval poco antes de que una llamada telefónica le advierta del atropello de su hija, ya fallecida, y de su esposa, en coma profundo.

Los dos personajes centrales están unidos por el dolor y es su propia tragedia la que les acerca y les proporciona unas ganas de continuar hacia adelante que parecían perdidas. A ello se suma el ginecólogo, quien tiene dudas a la hora de viajar a Siberia para recoger a Natasha, la niña que había decidido adoptar dentro de un matrimonio que hace aguas. El sufrimiento les hará más fuertes y ayudará a una cohesión inesperada entre tres personalidades bien distintas, sin apenas puntos en común aparentes.

La interpretación, excepcional la de Penélope Cruz, tapa los errores evidentes del guion en una puesta en escena que eleva el grado de angustia y emoción que destilan las imágenes, A pesar del meticuloso montaje, pasa por un bajón importante sobrepasada la hora de proyección. La historia no plantea dobleces. Es lineal y sumamente conmovedora, a lo que colabora la música de Alberto Iglesias y la presencia de otros miembros del reparto, como la enfermera encarnada por Silvia Abascal, o el marido de Magda, incorporado por Alex Brendemühl.

Casi todo lo que le puede salir mal a la protagonista cumple con el pronóstico más negativo, lo que termina por asfixiar al espectador por mucho que Julio Medem intente paliarlo con ciertos toques más distendidos. La radiografía de los personajes tampoco ayuda demasiado, pero la película encierra un papel exigente para una actriz de postín, que no solo le saca partido sino que lo engrandece. Para ello, cuenta con la ayuda de un buen equipo de maquillaje y figurinistas, que consiguen revestir su imagen de una manera muy efectiva. Sin embargo, la cinta no logra desprenderse de su imagen especialmente triste y trágica debido a un problema que afecta a una de cada ocho mujeres, lo que puede poner en entredicho su comercialidad.

Anuncios

From → Cine

2 comentarios
  1. No me convenció este trabajo de Medem, si bien luce Penélope, también es verdad que el papel esta muy pensado para que ella luzca, esta muy bien Luis Tosar (Como casi siempre) y una maravilla la BSO de Alberto Iglesias. La película se mantiene de una manera más o menos correcta hasta el ecuador, luego para mi se acaba desmoronando, no ayudan a que la película me transmita la interpretación del niño, para mi pésima, y como le tratan, pareciera que tiene 5 años menos, no me resulta creíble, como tampoco me resulta creíble el médico, parece que solo tiene un paciente en el mundo…

    En definitiva, la película como mucho llega a la aprobado justito.

    Me gusta

    • pdef permalink

      Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero no en la floja actuación de Asier Etxeandía. Él no tiene la culpa de que un personaje mal diseñado y poco creíble. Desde que el personaje e Penélope Cruz, pese a ser tratada por la Seguridad Social está sola en una habitación o se salta cualquier lista de espera, hasta su situación particular al final de la película. Claro que la mayoría de los personajes son muy olvidables como el casi cameo de Silvia Abascal.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: