Saltar al contenido

Heimat – La otra tierra (Die Andere Heimat – Chronik einer Sehnsucht) (****)

24 septiembre 2015

A través de una pequeña localidad germana se repasa la historia de su país durante el siglo XIX. Una modesta familia ansía salir de la pobreza y pretende comenzar en Brasil una nueva vida. Precuela de la trilogía que el mismo autor filmó para la pequeña pantalla, está dividida en dos actos, lo que le lleva a una extensión de casi cuatro horas.

El creador del magnífico documental Alemania en otoño, el teutón Edgar Reitz (Morbach, 1932), firmó una trilogía de culto para la pequeña pantalla titulada Heimat. El vocablo, de difícil traducción, tiene que ver con la relación de un ser humano con una determinada unidad social. Puede equivaler al sentimiento espacial de la tierra, del terruño, que dirían los viticultores. Entre 1984 y 2004, Reitz  hizo un repaso de la historia de su país durante el siglo XX (desde 1919 hasta 2000) a lo largo de 32 episodios.

Se trata de una radiografía con momentos históricos sobresalientes y muy significativos, muchos de los cuales todos guardamos en la memoria. La acción se desarrollaba en una ficticia y pequeña localidad llamada Hunsrück. Ya octogenario, su autor se atrevió con una precuela para repasar los acontecimientos más importantes acontecidos en esa centuria que guardan relación con su país. Para disfrutar de esta magna obra no es necesario haber visto la serie televisiva, ya que se comprende perfectamente. Únicamente, conviene tener en cuenta que se trata de una producción en blanco y negro, salpicada por la aparición casi constante de algunos objetos en color, dividida en dos capítulos. El primero de ellos dura 109 minutos y el segundo 128.

Los primero que llama la atención desde el comienzo es la cuidada escenografía, así como la puntillosa fotografía. Los encuadres o el vestuario resultan tan esmerados que, incluso, llegan a chirriar. Terrence Malik emerge como una referencia en el horizonte. La acción se sitúa a mediados del siglo XIX, cuando la aristocracia mantiene unos privilegios desmesurados y el pueblo llano pugna por librarse de su tiranía. Anhelan los derechos y libertades de sus vecinos franceses, por ejemplo. Entre ellos surge la figura de Jakob Simon –Jan Dieter Schneider-, quien anhela emigrar en busca de un futuro mejor.

Es el más joven de la familia y se ha dedicado a leer cualquier volumen literario que caía en sus manos. Incluso, estudió el lenguaje de los indios del Amazonas y Brasil emerge como un sueño. La otra tierra, la prometida, en la que comenzar una nueva vida y salir de la pobreza. La llegada de su hermano Gustav –Maximilian Scheidt-, tras el cumplimiento del servicio militar, pone a prueba el amor de Jakob y da un giro a su existencia. Los conflictos, tanto religiosos como sociales, catapultan una historia en la que tienen cabida los más variopintos sucesos dramáticos, especialmente los que se refieren a la enfermedad, la escasez de recursos y la emigración.

La cinta destila poesía, frasess brillantes y razonamientos profundos. Las religiones han sido creadas por el diablo para sembrar la discordia entre los hombres. Baste esta reflexión como ejemplo de los muchos pensamientos que podemos encontrar. Sin embargo, en una obra de tan larga duración como ésta también encontramos diálogos mucho más vulgares, personajes grotescos o situaciones mundanas, como cuando Jakob conoce a Jettchen Niem –Antonia Bill- y ella padece una diarrea como consecuencia de la elevada ingestión de mosto.

El conjunto, al que algunos pueden tachar de lento, es una satisfacción para el espíritu. Todo está medido, con más o menos acierto, y cualquier plano, estudiado al detalle, cobra sentido. Auténtica crónica que, aunque centrada en un país muy diferente al nuestro, resulta perfectamente válida y ayuda a sacar conclusiones.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: