Saltar al contenido

Marco Macaco y los primates del Caribe (Marco Macaco (Primates of the Caribbean)) (*)

29 septiembre 2015

Marco trabaja como guardia de la playa. Su misión consiste en mantener el orden y la limpieza, así como avisar al Presidente de cualquier peligro exterior. Un día llega Carlo, que instala un robot casino. Advertidas las autoridades, el recién llegado les convence de las utilidades de su ingenio, que incluso sirve como parapeto defensivo.

Nos llega desde Dinamarca esta producción de dibujos animados rodada en 3D en 2012 por el debutante Jan Rahbek. Su título original nos remite a la saga protagonizada por Johnny Depp, aunque su desarrollo poco o nasa tenga que ver. En este caso, la acción transcurre casi íntegramente en una soleada isla que es donde nos encontramos a Marco Macaco como guardia de playa. Para presentarnos a los personajes más significativos, basta con un pequeño problema inicial.

En la arena aparece un flotador de niño. El protagonista no se fía de ese artilugio y acude de inmediato al palacio para informar a su Presidente. De esa forma conocemos las medidas de seguridad que rodean al mandatario, así como su sistema defensivo, que constituye la primera sorpresa agradable del film.

Después llegarán dos nuevas sorpresas. La primera es Lulú, una muchacha que fue compañera de juegos de Marco y de quien siempre ha estado enamorado. Su presencia  hace que recuerde con nostalgia situaciones pasadas, aunque la presencia de una enigmática construcción, el Casino de Carlo, desencadenará la aventura. Su propietario pretende inaugurar con un gran espectáculo para el que recluta a la bella Lulú. Marco, llevado por los celos, comienza a investigar y ve en el Casino un arma poderosa para desestabilizar el paraíso en el que viven.

Informado el presidente, cuando se dispone a abatir el casino, Carlo le hace ver las múltiples ventajas del ingenioso robo que puede transformarse desde en una construcción en un arma de ataque o defensa prácticamente invulnerable. Todo ello, guiado a través de un sofisticado sistema de realidad virtual. Marco es desterrado y termina en un barco pirata lamentando su amor perdido y la tragedia que amenaza su isla.

La mayoría de los personajes son derivados de las figuras de primates. Chocan inicialmente, pero luego te acostumbras hasta el punto de que te parecen entrañables. Ni más ni menos, lo que sucede con la casi todos los héroes de animación. El dibujo es sencillo, con algunas secuencias, especialmente las de persecuciones, bien rodadas y técnicamente interesantes. El argumento resulta endeble y de ello se resiente la cinta.

Comienza bien, especialmente cuando vemos los ya referidos sistemas defensivos. El inicio remite a un film de corte ecologista. No tiren desperdicios a la arena y consideren que la presencia de un casino puede romper la idílica paz. La continuación dista mucho de esa propuesta ya que, de inmediato, advertimos los planes de Carlo por apropiarse del entorno y ocupar el puesto de Presidente, ayudado por un indestructible robot que recuerda al de El gigante de piedra.

Demasiada sencillez para interesar a los mayores, si bien los más pequeños pueden agradecer algunos toques de humor y una aventura convencional. Al guionista Thomas Borch Nielsen le ha faltado extraer a su historia buena parte de su potencial. En ese sentido, la apuesta fílmica de Jan Rahbeck es mucho más aceptable, pero no consigue sorprendernos ni tan siquiera con unos números musicales que parecen metidos a calzador.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: