Saltar al contenido

Yo, él y Rachel ( (****)

7 octubre 2015

Un estudiante de secundaria es obligado por su madre para que intime con una compañera de clase a la que se la ha diagnosticado leucemia. Lo que en principio es un encuentro por compromiso se transforma en profunda amistad, de la que también participa Earl, un compañero del protagonista desde que eran niños.

Después de dirigir Espera hasta que se haga de noche, no podíamos imaginar que el tejano Alfonso Gómez-Rejón nos podía brindar una un film tan atractivo, ganador en el Festival de Sundance del premio del público y del que la confirmaba como mejor película. Jesse Andrews, autor de la novela del mismo nombre, se encargó de adaptarla con éxito para la pequeña pantalla, pero el mérito más indiscutible es el de su director, que ha conseguido un universo propio, absorbente y, en ocasiones, hasta claustrofóbico para narrar la compleja a mistad de un chico blanco, otro negro y una muchacha enferma de leucemia.

Con una madre asfixiante –Connie Britton- y un padre pasota –Nick Offerman-, Greg –Thomas Mann- recibe el encargo de su progenitora de profundizar en su amistad con Rachel –Olivia Cooke-, una compañera de estudios a quien se le ha diagnosticado leucemia. Hasta ese momento, Greg, con una autoestima bajo mínimos, había intentado pasar desapercibido en el instituto. Hablaba con todas las pequeñas tribus estudiantiles, pero con ninguna de ellas congeniaba. Esa actitud le había servido para pasar de puntillas y no meterse en problemas.

Su amigo de verdad es Earl –RJ Cyler-, un chaval de color que vive en un barrio marginal pero que, desde pequeño, pasa más tiempo en su casa. Aficionados al cine, juntos ruedan películas de presupuesto ínfimo que parodian largometrajes de éxito. La aparición de Rachel dará un giro completo en la vida del protagonista, que hasta entonces se reducía a Earl y a un profesor drogata  -John Bernthal- y con ideas muy personales, algunas de las cuales resultaban brillantes. La bella Madison –Katherine C. Hughes- se muestra más próxima, tiene sus primeros enfrentamientos serios con compañeros y, cuando la enfermedad de Rachel avanza de forma inexorable, deja a un lado los estudios y rompe su amistad con Earl.

Con un final brillante, uno de los mejores en lo que va de año, asistimos a una historia salpicada de diálogos inteligentes y situaciones dramáticas, nada cómodas, resueltas siempre con éxito. Gómez Rejón crea un ambiento obsesivo con su planificación. Usualmente, la cámara ejerce como un cañón de luz, dirigida siempre como si mostrase una acción lineal que tiende al infinito. Para ello, se apoya en una dirección artística que está siempre al servicio de la imagen, subrayada por una partitura de Brian Eno y Nico Muhly.

Casi todo en este film es brillante y rezuma ingenio, salvo algunos detalles del guion y, posiblemente, un exceso leve de metraje. La atmósfera está a la altura de un veterano artista de Hollywood y hasta la interpretación nos deja satisfechos, aunque no sea el punto más álgido. El protagonista principal puede quedar como ejemplo de muchacho con baja autoestima, que no pretende destacar para no tener problemas. Cuando su madre le dice que llame a Rachel, afirma conocerla pero no ser su amiga. Así se comporta con todos salvo con Earl y el profesor de ideas personales. Excepto los protagonistas, se podría hablar de estereotipos, pero los tres personajes salvan con nota el conjunto.

Se pueden encontrar hallazgos significativos, como la disertación sobre almohadas que, en un primer contacto, acercan a Greg ya Rachel. La pared llena de tijeras que se razona en el magnífico final y la película que el protagonista y su amigo Earl deciden rodar para su amiga. No se puede hablar de una historia de amor, aunque sí de una relación abocada al fracaso desde el primer momento. Sin embargo, todo se sobrelleva con naturalidad. El melodrama árido se disfruta casi con una sonrisa y la mayor parte de las soluciones son, aparte de correctas, imaginativas y sorprendentes.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: