Skip to content

Taxi Teherán (*****)

8 octubre 2015

Un taxi recorre las calles de Teherán. Al volante no va ningún profesional y sí el director de cine iraní Jafar Panahi, sobre el que pesa la prohibición de trabajar en el sector debido a su actitud crítica. Por medio de su cámara, instalada en el salpicadero del automóvil, pasa revista a buena parte de la realidad social del país.

A comienzos de 2010 las autoridades iraníes prohibieron al cineasta Jafar Panahi –El círculo, Fuera de juego…– asistir a unas jornadas en la Berlinale donde estaba previsto que participara en unas jornadas sobre El presente y el futuro del cine en Irán. Un mes después, en marzo, era encarcelado por rodar una película contra el régimen y casi mes y medio después era liberado tras una huelga de hambre. Desde entonces, tiene prohibido salir del país y llevar a cabo cualquier actividad relacionada con el séptimo arte.

La imposición  gubernamental no ha sido óbice para que Panahi firmase en 2011Esto no es una película y Pardé (Closed Curtain) dos años después. Este año sorprendió presentando en el certamen berlinés la cinta que ahora nos ocupa, donde ganó el Oso de Oro después de sacarla clandestinamente de su país. En ella, hace un repaso a ciertos aspectos de la sociedad iraní. Con aire de documental, aunque rodada con actores y montada con mimo por unos profesionales cuyos nombres no pueden aparecer en los créditos porque el Ministerio de Orientación Islámica así lo requiere para su distribución, la única persona reconocible es el propio director, que se ocupa de conducir el vehículo desde cuyo interior se desenvuelve el guion y la puesta en escena.

Los primeros pasajeros son una profesora y un trabajador por cuenta propia que expresan sus diferentes puntos de vista sobre la realidad social y la forma de acometer la pobreza y los delitos contra la propiedad. Más adelante, un vendedor de películas piratas reconoce al cineasta, quien asume haber adquiridos filmes en el mercado negro. Un accidente callejero pone de relieve la desigualdad en la atención de los heridos según sea su condición social y dos mujeres entradas en año aluden a viejas tradiciones.

Luego, por medio de su sobrina, y las clases de cine que recibe en el colegio, se pone de manifiesto cuáles son las películas permitidas para su distribución y las que resultan indistribuibles para el Gobierno. Un penúltimo encuentro nos remite a la igualdad entre los hombres y, dándose la mano con los primeros clientes, el distinto talante que cada cual posee frente a los actos violentos. Finalmente, recoge a una activista por los derechos humanos, una abogada que espera la sentencia de inhabilitación.

Sin duda, la propuesta de Panahi es valiente, tanto en la forma como en el fondo. A través de casos que se intentan desdramatizar con algún diálogo irónico, queda el poso de una realidad marcada por la intolerancia y la incomprensión. En el aspecto formal, la puesta en escena es imaginativa y su responsable sabe cómo alternar las imágenes para que llegue de la manera más dúctil al espectador.

Sin muchas posibilidades, dado que los ochenta minutos de duración, la imagen se recoge desde dentro del vehículo, sabe sacar partido a lo en manos de otro cineasta pudiera convertirse en un film opresivo y claustrofóbico. En unos casos se suaviza con el montaje, en otros, con el movimiento de la cámara interior, e incluso se nutre con las imágenes obtenidas por la sobrina del director, a la que en su clase le han encargado en cortometraje que se atenga a las normas gubernamentales. Con todo ese puzle, Panahi consigue un film valiente y bello, a la vez. Al tiempo que muestra su propia realidad, reflexiona sobre el cine y lo que éste conlleva de mentira y verdad. Ese es el principal valor de esta propuesta rodada con trazos de documental y que ejerce como perfecto vehículo de denuncia.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: