Skip to content

La cumbre escarlata (Crimson Peak) (****)

16 octubre 2015

Tras la muerte de su padre, una rica heredera norteamericana se deja embaucar por un británico de exquisitos modales. Tras desposarse con él, se desplaza a una vieja mansión de Inglaterra en compañía de su cuñada. Allí, su marido intenta recuperar una vieja mina de arcilla con una máquina de su invención.

Una mujer se plantea si existen los fantasmas. Ella piensa que sí, porque cuando tenía diez años vio el de su madre, fallecida a causa del cólera. En su visión le advertía sobre el riesgo de la cumbre escarlata. Siendo adulta, Edith  –Mia Wasikowska- quiere triunfar como escritora. Gracias al mecenazgo de su padre, Curter Cuching –Jim Beaver- un empresario floreciente de Búfalo, la segunda ciudad más importante del estado de Nueva York, accede a un editor quien le aconseja que cambie el fantasma de su novela por una historia de amor. Ella le dice que el fantasma es una metáfora.

Pretendida por un médico erudito, Alan McMichael –Chalie Hunnam-, se siente atraída por el baronet Thomas Sharpe –Tom Hiddleston-, recién llegado de Inglaterra junto a su hermana Lucille –Jessica Chastain-. A raíz de la muerte de su padre, Edith acepta la propuesta de matrimonio de Thomas, y embarca hacia Inglaterra para vivir en una destartalada y aislada mansión de la región de Cumbria, donde el baronet intenta relanzar la mina de arcilla que subyace en su territorio mediante una máquina de su invención. Para ello necesita dinero, y que mejor que la herencia de su esposa. Claro que antes lo había intentado con otras ricas huérfanas con un resultado trágico, como el que le espera a la protagonista.

El baronet es un honor hereditario que no comporta nobleza. En su primer encuentro, Edith lo define como un embaucador. Ese rango, entre barón y caballero, podría definir muy bien esta película de Guillermo del Toro. Quiso rescatar el género de terror de la serie B para catapultarlo al olimpo de las grandes producciones, al igual que en su día consiguieron películas como La profecía, El exorcista o El resplandor. Lo ha conseguido a medias, como el grado de baronet. Magnífica dirección artística, con unos decorados consistentes apoyados no tan eficientes con elementos infográficos. Del Toro ha conseguido un ambiente brillante, mucho más colorista que las propuestas de Tim Burton, aunque algunas tomas, con un tiro de cámara demasiado recto plantee algunas dudas formales en el plano técnico.

Tampoco falla el film en lo que se refiere a su reparto. Todos los actores se ajustan a sus personajes, tanto a la frágil Edith como a la siniestra elegancia de Thomas y Lucille. Donde realmente se pierde en el guion, demasiado convencional. Una historia que atrapa al principio y cuyo desenlace imaginas antes de la mitad de la proyección. La propuesta inicial, cuando la protagonista dice que su fantasma es una metáfora, se pierde definitivamente para relatarnos elementos comunes a las películas del género: la casa solitaria, los ruidos, los muertos que se aparecen a determinados vivos, y una apariencia de thriller que no lo es tanto. Como bien advierte Lucille a su hermano, ella lo sabe todo. Mucho más cuando él afirma que con la llegada del invierno, la nieve se tiñe con el rojo de la arcilla, dando paso a la conocida como la cumbre escarlata.

Incluso el diálogo del enfrentamiento final suena un poco cómico, aunque el director se esfuerce en convencernos con su trabajo, que sí lo consigue. No deja cabos sueltos, pero sí bastantes oportunidades perdidas. Esbozos de obra maestra que no terminan de concretarse. Por momentos recuerda a Scorsese para sumergirse en una apuesta decimonónica que evoca a Edgar Allan Poe e, incluso, a Howard P. Lovecraft. Se agradecen sus exteriores, e incluso las secuencias primeras, dignas de mención. Lo que viene después es un intento de construir una película referente en el género. La apuesta es ambiciosa y, probablemente, con un guion menos condescendiente en su tributo a los clásicos, lo hubiera conseguido. No decepciona, es atractiva, pero queda el sentimiento de que podría haber sido mucho más redonda. Incluso, con ingredientes para haberse convertido en un clásico.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: