Skip to content

Marte (The Martian) (****)

19 octubre 2015

Durante un viaje tripulado a Marte, la nave Ares III debe hacer frente a una intensa tormenta de arena. El astronauta Mark Watney, aunque ha sido dado por muerto, logra sobrevivir e intenta comunicarse con la Tierra mientras subsiste gracias a sus conocimientos de botánica y de ingeniería.

Es curioso. Matt Damon y Jessica Chastain, los dos protagonistas de Interstellar, regresan a la ciencia ficción, pero ahora de la mano de Ridley Scott, cineasta de corte irregular que, para nosotros, sigue teniendo como puntales básicos de su cinematografía dos obras de idéntico género: Alien y Blade Runer. Esta vez se ha entregado a fondo para ultimar la adaptación fílmica de la novela más famosa de Andy Weir, un texto clásico, bastante bien documentado y con menos licencias de las habituales. La mayor parte de ella es totalmente creíble, y esa es una de las claves de su éxito.

En una de las pocas transgresiones, la nave Ares III sufre una gran tormenta de arena –demasiado fuerte para ser estimada como real- y en ella desaparece Mark Watney, botánico e ingeniero mecánico. Dado por muerto por una tripulación compuesta por intérpretes de la talla de la mencionada Jessica Chastain –Melissa Lewis-, un gran Michael Peña –Rick Martínez-, Sebastian Astan –Chris Beck- o Kate Mara –Beth Johanssen. Sin embargo, Watney ha logrado mantenerse con vida y ahora se encuentra solo e incomunicado en un planeta hostil.

Dos serán las claves principales de su historia. Por una parte, subsistir gracias a sus conocimientos todo el tiempo posible; y, por otra, comunicar a la NASA que sigue con vida. En La Tierra, un grupo de personajes encabezados por los actores Jeff Daniels –Teddy Sanders-, Sean Bean –Mitch Henderson-, Chiwetel Eljofor –Vicent Kapoor- y Kristen Wiig –Annie Montrose-, asumirán la orden de devolverlo con vida a nuestro planeta.

La adaptación de Drew Goddard es muy buena. Ha huido de muchos tecnicismos para aligerar la película y ha transformado con éxito el texto literario apoyándose en sus conocimientos del mundo audiovisual. Baste como ejemplo la feliz sustitución del diario del protagonista por un video blog que ofrece más posibilidades fílmicas. A partir de su guion entran en escena dos fuera de serie: Ridley Scott y Matt Damon.

La cinta gira en torno al personaje de Mark Watney, que le puede suponer a Damon su tercera nominación al Oscar después de sus trabajos en El increíble Will Hunting, por el que ganó la estatuilla al mejor guion, e Invictus. Es muy fácil encariñarse con este McGyver espacial, que utiliza sus propios excrementos como abono y usa sus conocimientos de botánica para subsistir. Incluso, para plantar patatas, aunque el suelo de Marte no parezca hábil para ello. Es cierto que su rol muestra un nivel de humor inferior al de la novela, pero aun así no es desdeñable y calibra sus enormes posibilidades como actor.

Ridley Scott vuelve por sus fueros. Se aleja de la grandilocuencia de la mayoría de sus películas, como Exodus o la propia Gladiator. Es menos críptico que en el caso de Prometheus, nave a la que permite un cameo, y pone todos sus conocimientos, que son muchos, al servicio de una obra que perdurará en el tiempo puesto que se trata de uno de los tres mejores ejemplos de ciencia ficción en lo que va de siglo. Hay alguna que otra evocación, como Gravity, a la que estuvo a punto de superar como mejor estreno en octubre en el mercado norteamericano. Únicamente le faltó algo menos de medio millón de dólares. Sin embargo, por el realismo que transmite y por su aventura, puede situarse más próxima a s001: una odisea del espacio.

Todo funciona en esta película, que mantiene el interés durante 142 minutos. Apenas hay valles y se erige como un blockbuster de lujo. No es ajena a ello la pareja de chinos adictos al sexo que deambulan por el espacio. Y tampoco le anda a la zaga el apartado musical. No solo por la brillante aportación de Harry Gregson-Williams, sino también porque se han respetado los temas del texto original, desde el Starman de David Bowie hasta el momento Abba, sin olvidar el I Will Survive, de Gloria Gaynor, que ilustra los créditos finales.

Anuncios

From → Cine

One Comment
  1. A mi me ha encantado también 🙂 ¡Y la música fantástica!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: