Saltar al contenido

El marido de mi hermana (How to Make Love Like an Englishman – Some Kind of Beautiful) (*)

21 octubre 2015

Un profesor de literatura de Cambridge se marcha a California junto a una bella alumna con quien se ha casado y ha formado una familia. Ella los prefiere más jóvenes y él descubre a una exuberante y atractiva mujer de la que se enamora. El problema es que se trata de la hermana de su ex.

Reparto atractivo, más bello que cualitativo, encabezado por Pierce Brosnan, Salma Hayek y Jessica Alba.  Los tres se ven envueltos en una comedia romántica cuya acción se traslada de Londres a California cuando su protagonista, el profesor de literatura Richard Haign -Brosnan, experto en literatura romántica y un irrefrenable donjuán, vive una aventura con Kate –Alba-, una joven estudiante norteamericana a quien deja embarazada. Tras su boda, se instalan en una lujosa casa en la playa de la Costa Oeste, regalo de los padres de ella.

Antes, había conocido a Olivia –Hayek-, una exuberante y decidida mujer. De profesión, agente literaria, compartía su vida con un escritor de éxito antes de revelarse como la hermana de Kate. Cuando ésta se decide por Brian –Ben McKenzie- un cuerpo más joven que el de su esposo y la pareja de Olivia se enrolla con su ginecóloga, los acontecimientos se precipitan después de que las dos personas abandonadas pasen una noche de amor.

Dirigida por Tom Vaughan, un artesano de la comedia, cuyo título más popular es Algo pasa en Las Vegas, la cinta arranca mucho mejor de lo esperado. Richard se encuentra en prisión, contándole a su hijo Jake –Duncan Joiner- cómo había llegado hasta aquella situación. El comienzo es, precisamente, lo mejor de la cinta. Muestra situaciones hilarantes y hasta algún diálogo con doble sentido que puede arrancarte una sonrisa. Sin embargo, las buenas expectativas se diluyen casi de inmediato hasta manifestarse con un largometraje más aburrido, incluso, que convencional.

Aceptamos las referencias a los mejores autores románticos de la literatura inglesa, pero el guion de Matthew Newman pierde el pulso hasta quedar como un encefalograma plano. Tampoco ayuda la puesta en escena de Vaughan, y lo que pretendía ser un romance inmerso en la alta comedia se queda en un ligue sumergido en un chiste de los años sesenta. Ni siquiera puede apoyarse en la posible química entre Brosnan y Hayek. Más que atraerse, cuando los vemos juntos en la pantalla parecen dos gallos de pelea que se repelen como dos polos del mismo signo. Jessica Alba está mucho más creíble como pareja de su profesor. El reparto cuenta también, en un papel muy menor, con la presencia de Marlee Matlin, quien ganara un Oscar con su primera película –Hijos de un dios menor y que desde entonces está prácticamente desaparecida salvo por estas fugaces aportaciones como ésta.

Una vez que se ha destapado la trama, comienzan otros problemas aparte de los ya mencionados, y que tienen que ver con la indefinición de la historia. Como la comedia romántica no da para más, se incorpora el drama relacionado con la inmigración ilegal. Richard es ciudadano británico y para quedarse en su residencia actual necesita una familia, una vida decente o, cuando menos, un trabajo estable. Está divorciado, su vida no es un ejemplo, como tampoco lo fue la de su padre –Malcom McDowell- y sólo imparte clases marginales gracias a la ayuda de Ángela –Merrin Dungey- , mientras aguarda que pueda ser admitido en el claustro de una Universidad que tiene a Piggott –Fred Melamed- como cabeza visible.

Los asuntos relacionados con su estancia ilegal en Estados Unidos están tratados con tanta ligereza como inocuo es el personaje de Ernesto –Lombardo Boyar-, su abogado. La mayoría de los personajes ni siquiera tienen apellido, lo que demuestra el grave problema de identidad de esta producción. Se deja caer que los mexicanos tienen más posibilidades de asentarse en el país que un ciudadano británico y las soluciones que la película plantea al final son tan pueriles como inciertas. Da la sensación de que el guionista efectuó una faena de aliño, sin tener en cuenta las posibles contradicciones y sin explicarnos detalles muy importantes que podrían haber dado algo más de fuste al conjunto.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: