Saltar al contenido

Blasck Mass: Estrictamente criminal (Black Mass) (***)

27 octubre 2015

Biopic de James Whitey Bulger, un gánster que, gracias a su alianza con el FBI, se convirtió en uno de los más sanguinarios y poderosos en la historia de Boston. Su amigo de la infancia, el agente John Connolly fue quien preparó la perversa colaboración pensada, en principio, para eliminar el poder alcanzado por los mafiosos italianos.

Hace unos meses que James Whitey Bulger fue detenido gracias a un confidente no identificado. Huido de la justicia durante más de dos décadas, fue un personaje muy conocido en Boston, donde llegó a controlar prácticamente todas las actividades delictivas. Para ello, se aprovechó de la colaboración brindada por el FBI gracias a un amigo de la infancia, aunque se le atribuían una cadena casi interminable de crímenes, extorsiones y otros actos delictivos, siempre quedaba en libertad sin cargos.

La historia de Whitey Bulger se hizo más popular gracias al libro escrito por Dick Lehr y Gerard O’Neill, que narraba esta extraña alianza entre los agentes federales y la mafia. Scott Cooper, que debutó con Corazón rebelde, ha vuelto a lucirse en la dirección de actores puesto que su protagonista, un casi irreconocible Johnny Depp, firma uno de los mejores trabajos de su carrera. Con una figura a caballo entre Jack Nicholson y Michael Keaton –el de Birdman­-, consigue una actuación contenida, muy próxima a otras incursiones suyas en el género, como Donnie Brasco y totalmente opuesta a los personajes estrafalarios o, cuando menos, tan singulares, que han asentado su fama.

Tras salir de la cárcel, Whitney se reencuentra con un viejo amigo de la infancia, John Connolly –Joel Edgerton-, convertido en agente del FBI. Con la intención de escalar en la Agencia, éste le propone un trato: ser un informante decisivo para desmantelar a la mafia italiana. Desde entonces, Bulger ofrece datos a cuentagotas, mientras abusa de su situación y adquiere cada vez mayor poder antes la pasividad de otros agentes, como John Morris –David Habour- y Robert Fitzpatrick –Adam Scott. Su jefe Charles McGuire –Kevin Bacon-, se siente maniatado. Cada vez que quiere cortarle las alas al mafioso de origen irlandés, una nueva confidencia le hace desistir y se ve acompañada por un ascenso de Connolly.

Además, el hermano del gánster, Billy –Benedict Cumberbatch- era el político más importante de Massashusstes. Aunque estaba al margen de las actividades ilegales de James, sin pretenderlo también ejercía de parapeto a las autoridades. Así, hasta que el nuevo fiscal Fred Wyshak -Corey Stoll- entra en escena. Gracias al programa de protección de testigos, familiares de las víctimas y ex esbirros de Whytey, como Steve Flemmi –David Harbour-, confirman las hipótesis más negativas de un hombre sin escrúpulos cuya vida quedó marcada por la muerte de su madre y la de su hijo, lo que le hizo romper definitivamente con Lindsey Cyr – Dakota Johnson-, su esposa.

Scott Cooper reconstruye el Boston de los setenta y los ochenta, al tiempo que muestra una visión muy próxima al género en aquella época. Hay mucho reflejo de Martin Scorsese. Tanto, que el cineasta de esta puesta en escena se olvida muchas veces de ser él mismo. Lo normal es que la copia sea mucho peor que el original y esto es lo que sucede con una historia bien interpretada, tanto por su estrella principal como por la mayoría del elenco que lo arropa. Aunque la puesta en escena sea coherente, no hay demasiada imaginación en ella hasta el punto de que la mayoría de planos suenan a ya vistos.

Con un guion que ofrece lagunas, todo indica que más aspectos de los deseados han sido mutilados en la sala de montaje. Las dos mujeres que encabeza el reparto en el apartado femenino, Dakota Johnson y Sienna Miller, apenas tienen presencia. También se echa de menos  el pánico que desataba el personaje central en la ciudad Boston. No en vano, fue condenado a dos cadenas perpetuas cuando entró definitivamente en prisión. El metraje final se centra demasiado en la figura de Bulger y su acuerdo con el FBI. Sin duda, Johnny Depp lo merece, pero sentimos que se nos ha escapado una propuesta que podría haber estado muy cerca de convertirse en una obra de arte.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: