Saltar al contenido

Spectre (****)

6 noviembre 2015

James Bond se infiltra en una reunión secreta y conoce la existencia de Spectre, una organización siniestra que pretende controlar el mundo a través de las nuevas tecnologías. Mientras en Londres se cuestiona el programa de los agentes 00, el protagonista persigue a un archienemigo que le hará reencontrarse con parte de su pasado.

Londres, México DF, Tokio, Austria, Roma y Tánger son las ciudades visitadas en la vigésimo cuarta entrega de la saga Bond, la segunda consecutiva dirigida por Sam Mendes, responsable en su día de títulos tan significativos como American Beauty y Camino a la perdición. Se nota su mano, aun con las salvedades de que toda película de acción tiene algunos momentos exagerados y de difícil justificaciones. Por ejemplo, algunas huidas imposibles o que de un maletín de viaje los protagonistas puedan presumir de amplio vestuario, incluido un esmoquin o un traje de fiesta.

Aceptadas estas licencias, pasamos a la diversión porque si algo tiene esta última entrega, con un final que alberga dudas entre los fans, es un sentido del humor mucho más amplio que las precedentes. También, las referencias a otros momentos puntuales de la saga, pero sobre todo a Skyfall, el anterior capítulo. A cambio, algunos referentes clásicos, especialmente los relativos a la sensualidad, a la elegancia y a los conocimientos de su personaje central, se han minimizado. Entendemos que en aras a una acción eléctrica y a un guion aceptable que llevan a la película hasta las dos horas y media sin que resulte cargante. Los guionistas han ganado en unos aspectos y perdido en otros al escribir una historia original sobre los personajes creados por Ian Flemming, cuya totalidad de sus novelas ya han sido rentabilizadas en la pantalla.

La primera parte del film da un salto cualitativo. No sólo es atractiva sino que el nivel cinematográfico es muy alto. La entrada, con James Bond –David Craig- en México DF persiguiendo un objetivo marcado por su fallecida jefa –Judi Dench- resulta espectacular con el Zócalo como referencia. Después, en Tokio, tras infiltrarse en una reunión secreta, el agente 007 conoce la existencia de Spectre, una organización que, a partir de la Commonwelth pretende dominar el mundo partiendo de una vigilancia a lo Gran Hermano. Cuando intenta proteger a la bella Madeleine Swann –Léa Seydoux-, viaja con ella a Tánger, donde encontrará las pistas suficientes para proseguir su aventura antes de desembarazarse de Mr. Hinx –Dave Bautista-, un corpulento miembro del sindicato.

Antes, el jefe del nuevo Servicio de Inteligencia Conjunta –Andrew Scott- ha conseguido anular el programa 00, lo que no es óbice para que Bond cuente con la ayuda de Q –Ben Whishaw-, de Moneypenny –Naomie Harris-, e incluso de su último jefe, M –Ralph Fiennes-, quien se siente desplazado por las instituciones. De esta forma, el protagonista sigue la pista a Franz Oberhauser –Christof Waltz-, un archienemigo que se creía muerto y que le hará reencontrarse con algunos capítulos de su pasado.

La segunda parte es más débil por lo inverosímil, y aunque se intenta penetrar en los sentimientos de sus personajes, se pierde la oportunidad de aprovechar mejor tanto a Fiennes como a Waltz, un antagonista con poco peso en el conjunto, pero salvado con una clase magistral por parte del buen actor austríaco. Pero la película funciona, desde la puesta en escena de Mendes hasta la magnífica orquestación firmada por Thomas Newman, incluidos los mágicos momentos de percusión. El tema central, a cargo de Sam Smith parece más flojo que los de otras entregas.

Por poner pegas, habría que referirse a la sensualidad escamoteada en Spectre. Recordamos a Ursula Andress y su bikini blanco, y lamentamos los modelos de la Seydoux. Y eso que el comienzo es prometedor, con el encuentro entre el personaje de Lucia Sciarra –Monica Bellucci- y 007. Lástima que el momento más álgido se quede en bajar una cremallera. También decíamos arriba que el desenlace puede resultar confuso para los fans. Después de casi diez minutos de títulos de crédito se advierte que James Bond regresará aunque no se cite el nuevo título. Incluso, es probable que sea sin Daniel Craig.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: