Skip to content

Nadie quiere la noche (Nobody Wants the Night) (**)

23 noviembre 2015

Josphine, esposa del aventurero Robert Peary, decide viajar hasta el Ártico con la intención de acompañar a su marido en la conquista del Polo Norte. Cuando llega a un campamento base, el último en el que acampó Peary, el invierno amenaza y sólo se queda con ella una esquimal embarazada con la que encontrará más puntos en común que diferencias.

Dejó escrito Robert Peary, el primer hombre blanco que llegó al Polo Norte, que si no hay camino, se abre uno. Después de varios intentos por alcanzar su meta, en la expedición que consiguió coronar con éxito la empresa, su esposa Josephine –Juliette Binoche- viajó a Groenlandia en 1908 con el objetivo de acompañarle en su arriesgada empresa. Cuando ella alcanzó las tierras del Ártico ya era demasiado tarde, pero desoyendo los consejos de amigos y expertos, se puso en camino sin apenas importarle las vidas humanas perdidas en el viaje.

Después de una comedia, Aprendiendo a conducir, Isabel Coixet ha regresado a los terrenos del drama y, como es habitual en su cine, capitalizado por mujeres. U nuevo mensaje que se aproxima al feminismo, basado en hechos reales. Un argumento que, a partir del guion de Miguel Barros, protagoniza una dama obstinada y de alto poder adquisitivo que no duda en presentarse en pleno Ártico con modelos de la Quinta Avenida y un look que recuerda a la más esplendorosa Julie Christie del Doctor Zhivago.

La historia se diluye entre el drama épico al que apunta y una historia intimista que cobra más fuerza a medida que se profundiza en él, pero que la cineasta de San Adrià de Besòs prácticamente deja escapar viva. En la primera secuencia asistimos a la declaración de intenciones de una mujer decidida a un riesgo que ni controla ni supone con tal de unirse a la expedición de su esposo. Pese a las advertencias de amigos y expertos, decide ponerse en camino junto al fiel Bram Trevor –Gabriel Byrne- y un esquimal que decidirá, poco después, no proseguir viaje.

Cuando Bram se queda en el camino, la única ayuda con que cuenta Josephine es Allaka, una esquimal embarazada que vive en un iglú y le ayuda a subsistir hasta que llega el invierno. Nadie quiere la noche, especialmente la polar, cuya duración se extiende más allá de veinte semanas. La epopeya queda entonces en un segundo plano para destacar la relación entre las dos mujeres, la dama y la cachorra, cuyos puntos en común son más numerosos que sus desencuentros. El sueño de alcanzar el Polo Norte para Josephine se convertirá en una pesadilla.

El duelo interpretativo entre Juliette Binoche y Rinko Kikuchi, que ya trabajó a las órdenes de Coixet en El mapa de los sonidos de Tokio, es lo más interesante de un film perezoso, rodado con experiencia pero que cada vez se hace más cuesta arriba. La excelente fotografía de Jean-Claude Larrieu contribuye a que sea más digerible hasta que la película se torna oscura lo que, acompañada de la noche polar, anima a un estado precursor de la somnolencia.

Luce el guion por encima de una producción que se presentó en el Festival de Berlín y a la que se pudo sacar un mayor partido. Con un reparto artístico más que interesante, la cámara no termina de retratar la profundidad de los personajes y las escenas más atractivas, como aquella en la que la protagonista caza un oso blanco, apenas tienen continuidad. Los planos generales son bellísimos, como también el primer alud que sacude a los expedicionarios y a sus perros pero a la película le falta impulso para provocar emociones, e intensidad para satisfacer. Realmente, es tan fría como el escenario donde se desarrolla.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: