Skip to content

Paulina (****)

24 noviembre 2015

Una joven abogada decide dar clase en una localidad de la zona norte de Argentina pese a las reticencias de su padre, juez en Buenos Aires. Al poco tiempo es violada por un grupo de jóvenes, pero ella se niega a que se haga justicia. Sólo quiere saber las cusas que llevaron a tal execrable acto.

Después del éxito obtenido con El estudiante, la primera película de gran presupuesto rodada por Santiago Mitre supuso la producción argentina más premiada del año, con varios galardones en Cannes y San Sebastián, entre otros. El propio cineasta, junto a Mariano Llinás, se encargó del guion que, a su vez, se basa en una historia original de Eduardo Borrás llevada a la gran pantalla en 1961 bajo la dirección de Daniel Tinayre. Las diferencias entre ambas producciones resultan evidentes, tanto en la forma como en el fondo. Ya quedan patentes en la primera secuencia.

Por medio de un plano que dura más de ocho minutos, Mitre expone las diferencias generacionales y de convicción de Paulina –Dolores Fonzi- y su padre –Óscar Martínez-. Este último, juez en Buenos Aires, no comprende la decisión de su hija, que prepara el Doctorado en Derecho pero que ha decidido quedarse en Misiones para colaborar con un plan tendente a elevar el nivel cultural de la zona, fronteriza con Brasil y Paraguay, donde todavía se habla guaraní. La joven también desoye la postura de su novio –Esteban Lamothe- y a los pocos días es presentada como la maestra de un curso de política que se extenderá a lo largo de seis meses.

En la zona, mísera y de bajo nivel cultural, pulula una patota, un grupo de jóvenes entre los que destaca Siro –Cristian Salguero-, quien bebe los vientos por una muchacha que huye de cualquier compromiso. Quiere divertirse, pasarlo bien sin ataduras de ningún tipo. Paralelamente, Paulina se encuentra dificultades para ejercer la docencia, aunque la amistad con una nativa – Laura López Moyano- le facilita el camino a seguir. Una noche, cuando regresaba a su casa, es interceptada por la patota y Siro culmina la violación, dejándola embarazada. En este caso, no hay confusión entre la muchacha casquivana y la profesora, que en ningún momento se excedió en su comportamiento o su vestuario.

Desde ese momento se establece una dicotomía entre la postura legal que defiende su padre y las ideas mucho más abiertas de la protagonista. Como afirma en el transcurso del film, cuando se trata de gente pobre, la justicia no busca la verdad sino culpables. Su actitud puede resultar inadmisible para el espectador, que quizá esté muy alejada de los motivos y los sentimientos de Paulina, así como su reacción tras ser protagonista de un hecho deleznable dentro de la violencia de género. Su amiga llega a preguntarle ¿qué quieres demostrar? Una reflexión que, posiblemente, también se haga la inmensa mayoría del público.

Por encima de todo, al personaje central hay que entenderlo, y no resulta fácil porque tampoco queda claro si la propuesta es una reivindicación indígena, una posición amable con los desfavorecidos o la adaptación a un medio distinto y, en apariencia hostil. No se trata de un ejemplo de síndrome de Estocolmo, tal y como se afirma. Paulina quiere comprender, y el espectador está obligado a hacerlo.

Santiago Mitre se esfuerza en una narración que se aleja de la unidad de acción y de tiempo. Cuenta algunos sucesos desde dos puntos de vista, adelante o retrocede a conveniencia. La historia es contada, merced a la declaración de la protagonista, que se enriquece con la soberbia actuación de Dolores Fonzi. Resulta difícil entender la película sin su presencia. Nos encontramos ante una actriz con unas cualidades sobresalientes, como ya demostró en Truman, dando réplica a Ricardo Darín y Javier Cámara. Sin duda, lo mejor de un film atractivo, que invita a la reflexión, bien rodado y que muestra con una peculiar alternancia de planos secuencias y un montaje picado en otros momentos de la narración.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: