Skip to content

Turbo Kid (-)

13 diciembre 2015

En un futuro post apocalíptico en el que el agua es un bien muy preciado, un chaval ha conseguido sobrevivir apoyado en unos tebeos retros y en juguetes o productos de los ochenta y más atrás. Cuando encuentra un traje espacial con un arma letal, se enfrentará a Zeus y sus esbirros, quienes se han autoproclamado los jefes del territorio.

Entiendo que cuando te enfrentas a una película, lo mismo que cuando te sitúas delante de un cuadro, escuchas una canción, asistes a cualquier representación o lees un libro, hay que entrar decididamente en el proyecto, que si se te atasca de entrada es difícil que consiga remontar el vuelo. Eso es lo que me ha sucedido con Turbo Kid, una producción de acción-horror presentada en el Festival de Sitges donde ganó el premio a la mejor banda sonora.

Si pienso en las películas más bizarras que he visto en mi vida, este primer largometraje canadiense-neozelandés, dirigido por Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell, se lleva la palma y hasta se me antoja que representa una antología de todos ellos. Quizá, lo mejor es que bebe de muchas fuentes y no intenta ridiculizar ninguna, ni siquiera las parodia. Simplemente, sus autores se limitan a ensamblarlas en un auténtico festival que deja en paños menores a La parada de los monstruos o al bar de La Guerra de las Galaxias, si bien la mayoría de esos personajes tienen su evocación en esta cinta.

Nos encontramos en 1997 y la Tierra muestra los rescoldos de una guerra apocalíptica. El agua es un bien escaso, que se obtiene principalmente a base de exprimir seres humanos. Todo es yermo y los supervivientes se desplazan en bicicleta. Hay un mundo más allá de ese inhóspito lugar, pero nadie sabe cómo es. En ese ambiente cuida de sí mismo un muchacho, Kid –Munro Chambers-, a base de leer cómics antiguos protagonizados por su héroe favorito y objetos antiguos que vende a un comerciante siniestro.

De pronto, entra en su vida una chica llamada Apple –Laurence Leboeuf-, que en realidad es un robot. Mientras, un aventurero llamado Frederic –Aaron Jeffrey-, con apariencia de Indiana Jones, sigue invicto echando pulsos a los más fieros del lugar, lo que provoca la ira de Zeus –Michael Ironside-, un tipo malo con un parche en un ojo, que se coloca a conveniencia una careta con la fisonomía del padre del Olimpo. Su fiel escudero, Skeletron –Edwin Wright- va siempre enmascarado ad hoc con su nombre.

Cuando Kid encuentra una nave espacial abandonada, se topa con una armadura que le recuerda a su héroe y así se transforma en Turbo Kid, poseedor de una especie de destructor rayo láser que se recarga con el paso del tiempo. Así, evocamos a los Power Rangers, los Bioman y otra suerte de mangas japoneses que nos retrotraen alguna que otra década en el tiempo mientras el gore inunda la pantalla a base de cortar miembros o cabezas, o de manar sangre a borbotones por cualquier herida.

Este producción de bajo presupuesto incalificable, que no discuto que hasta pueda convertirse en una película de culto, representa una exaltación ochentera. La banda sonora, el ambiente, los personajes, sus actos y hasta la forma de hablar remiten a esa época en el que la música disco y las alzas dominaban el mundo amén de otras propuestas. Con anterioridad, los tres codirectores habían firmado un corto titulado T is for Turbo en el que supongo está basado este largometraje que harás las delicias de un público fiel pero que, por su cutrez, avergonzará a los más pulcros aficionados al séptimo arte.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: