Skip to content

De padres a hijas (Fathers and Daugthers) (**)

29 diciembre 2015

Un ganador del premio Pulitzer se queda viudo tras un accidente de tráfico y lucha por todos los medios para salir adelante con su hija. Poco más de un cuarto de siglo después, la joven se encuentra con un problema semejante cuando trabaja como psicóloga y una niña acaba de quedarse huérfana.

Hay películas que, como en este caso, resultan susceptibles de gustar a una amplia mayoría del público, adolescentes aparte, pero que pueden resultar un calvario para la crítica. El guion de Brad Desh, llevado a la pantalla por Gabriele Muccino, un romano afincado en Estados Unidos y al que dieron fama sus dos trabajos anteriores protagonizados por Will Smith –Siete almas y En busca de la felicidad-, no deja de ser tramposo, incluso vacío en algunos pasajes, pero sí que llega al corazón del espectador, al que le hará falta algo más que un pañuelo para enjugar las lágrimas que humedecerán sus mejillas.

Cine pulcro, rodado con esmero. Sin alardes, pero también sin demasiados errores graves, para contarnos un melodrama que tiene excesivo celo para ni tan siquiera bordear alguna vez el ridículo, algo tan habitual en este tipo de producciones. No hay un solo momento en el que este film pueda tambalearse, porque si hay alguna cuesta abajo enseguida aparece un pequeño giro de guion, de los que bastantes de ellos son tan predecibles como rentables, para alejarse inmediatamente de cualquier riesgo. El reparto, con figuras estelares o de renombre, también ayuda.

Jake Davis –Russell Crowe- es un novelista de éxito. Ganador de un Premio Pulitzer, regresa a casa una noche en compañía de su esposa y de su hija cuando aquella le echa en cara un posible flirteo y una infidelidad ocurrida siete años atrás. Una discusión, un descuido, un accidente y el fallecimiento de la señora Davis. El protagonista intenta salir adelante con la pequeña Katie –Kylie Rogers-, pero muestra signos esquizofrénicos que le aconsejan encerrarse en un psiquiátrico.

Los siete meses que Jake permanece hospitalizado los pasa Katie con sus tíos, una pareja de alto poder adquisitivo formada por la neurótica hermana de la difunta –Diane Kruger- y un abogado de éxito –Bruce Greenwood-. Cuando todo vuelve a la normalidad, los cuñados del protagonista le plantean la posible adopción de la niña, a lo que él se opone frontalmente aunque tenga que invertir en ello todos sus ahorros.

Más de un cuarto de siglo después encontramos a Katie adulta –Amanda Seyfried-, convertida en una psicóloga de espléndido futuro. Los recuerdos de su infancia la golpean incesantemente y busca evasión en los locales nocturnas con aventuras de una noche hasta que encuentra a un freelance con apetencias literarias llamado Cameron –Aaron Paul-. Simultáneamente, le encargan tratar a una niña –Quvenzhané Wallis- que hace un año de quedó huérfana y, desde entonces no ha pronunciado una sola palabra. A raíz de ese momento se suceden los flashbacks y se montan los paralelismos de dos generaciones, siempre con Katie como denominador común.

La historia no resulta almibarada en exceso. Más bien, se busca el dolor en el patio de butacas. Por eso es una película familiar, especialmente para parejas de treinta años en adelante, y muy especialmente para aquellos cuya lágrima sea fácil porque se hartarán de llorar.  El reparto ayuda lo suyo, incluido la agente literaria del protagonista encarnada por una Jane Fonda cada vez joven. Por su parte, Russell Crowe, amenazad de un ataque yihadista durante el rodaje, que ya tenía antecedentes esquizofrénicos en la pantalla después de su participación en Una mente maravillosa, ha explorado un nuevo camino para mostrarla. Su temblor en la mano derecha, extensivo posteriormente a todo el cuerpo, quizá resulte exagerado. Todo lo contrario que la frase llena de sarcasmo que le dedica a su agente a principios de los noventa: aseguran que dentro de diez años todos escribiremos con ordenador y aparcaremos la máquina de escribir.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: