Saltar al contenido

Steve Jobs (***)

30 diciembre 2015

Biopic del cofundador de Apple, una de las personas más influyentes en el mundo durante los últimos treinta años gracias, especialmente, a las creaciones lanzadas por su compañía. El film muestra las horas previas al lanzamiento de otros tantos productos por parte de uno de los norteamericanos más visionarios en el último cuarto del siglo XX.

Después del éxito de La red social (2015), Hollywood pareció encontrar un nuevo filón en las biografías sobre los grandes empresarios relacionados con la informática que. Naturalmente, Steve Jobs, cofundador de Apple, era una propuesta muy tentadora. La compañía Sony se apresuró a adquirir los derechos de la biografía autorizada publicada por Walter Isaacson y encargó a Aaron Sorkin guionista de la oscarizada historia de la creación de Facebook, para que escribiese lo que llevaba camino de convertirse en una apuesta ganadora sobre la vida de un visionario cuya pérdida en octubre de 2011, a causa de un cáncer, lloraba todo el país.

Se barajaron actores de éxito y director de prestigio, pero Sony terminó desentendiéndose del proyecto al estimar que su rentabilidad no parecía asegurada. Finalmente, Universal tomó las riendas, nada menos que con Danny Boyle –Slumdog Millionaire– como director y Michael Fassbender y Kate Winslet como cabeceras de reparto. Los tres años de retraso supusieron la aparición de un documental y de otro film sobre la vida del empresario californiano, protagonizado por  Ashton Kutcher. Además, la fecha prevista de estreno coincidió con la presencia en las carteleras del último episodio de La Guerra de las galaxias, por lo que su recaudación se resintió enormemente, quedándose alrededor del cincuenta por ciento de las previsiones iniciales.

La cinta se divide en tres actos de poco más de media hora cada uno, y representan las horas previas al lanzamiento de tres productos importantes, aunque no claves, en la vida de Steve Jobs. El primero, en 1084, lleva el nombre de Lisa, el mismo que una hija a la que le costó reconocer y que tuvo cuando era casi adolescente con Chrisann Brennan –Katherine Waterston-. Por medio de algunos flashbacks conocemos su relación con las dos mujeres y el nacimiento de Apple, en un garaje donde compartió experiencias con su amigo de la adolescencia Steve Wozniak –Seth Rongen-. Se pone de manifiesto una personalidad egocentrista del personaje principal, así como su mirada hacia adelante al no reconocer la importancia del Apple II en la historia de la compañía por ser un producto ya obsoleto.

De las vicisitudes para que funcionase el comando de voz de Lisa, a la presentación en 1988 de Next, empresa y  producto con los que contraatacó a Apple después de que la compañía hubiera prescindido de él ante el fracaso de su último lanzamiento. Ni siquiera el CEO John Sculley –Jeff Daniels-, al que el propio Jobs había traído de Pepsi Cola consiguió mantenerlo en su puesto. Tras sus diferencias con el que fuera su gran apoyo, la única persona de confianza que le acompañó siempre fue Joanna Hoffman –Kate Winslet-, quien se atrevía a comentar sus decisiones pero que le demostró su fidelidad en todo momento.

En la tercera parte, Jobs se encuentra nuevamente al frente de la compañía y se dispone a presentaren 1998 el ordenador que impulsó de nuevo a la empresa, el iMac. Apenas existe una referencia al futuro iPod, nada del iPhone, y  se pasa de puntillas, casi sin mencionarlo, la compra de Pixar. Para entonces, ya se había producido el éxito de Toy Story.

La película es muy coherente en casi todos sus apartados, pero una personalidad tan importante como la que da título a la producción no parece bien definida. Circunscribir únicamente su vida a tres capítulos ofrece una radiografía bastante parcial, que está constreñida por el excesivo diálogo, lo que obliga a Boyle a una puesta en escena muy dinámica sin desdeñar la imagen corporativa. Hay planos en los que únicamente se aprecia la mitad del rostro del protagonista, basándose en un icono que ya se había hecho tan famoso como la del tiburón emergiendo del agua para presentar el iMac, lo que ha supuesto una querella por parte del fotógrafo autor de la instantánea.

El director apostó por rodar en 16 milímetros la primera parte, en 35 la segunda y en formato digital la última. Algo parecido llevó a cabo el compositor Daniel Pemberton, que se decidió por una apuesta analógica, otra orquestal y otra digital para diferenciar los tres actos. En cuanto a la interpretación, aunque la fisonomía de Fassbender parece muy alejada de la de Jobs, la labor del actor nacido en Alemania resulta encomiable. Su presencia impacta y es todo un lujo comprobar una de las mejores actuaciones de su carrera. Especialmente versátil, resulta perfectamente creíble en su insistencia en que los productos Apple sean conjuntos cerrados, incompatibles salvo consigo mismo, e incluso con herramientas especiales. Kate Winslet apoya tanto a Fassbender como su personaje, Joanna Hoffman, lo hizo con Steve Jobs.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: