Skip to content

La ley del mercado (La loi du marché) (***)

10 febrero 2016

Un hombre que ha rebasado el medio siglo de vida, padre de un muchacho discapacitado, lleva quince meses en paro. Después de reprochar al sistema su asistencia a cursos de formació, que no le han reportado ningún beneficio, encuentra trabajo como empleado de seguridad de una gran superficie, lo que le permite pagar sus facturas y comprar un coche nuevo.

Después de la trascendente Dos días, una noche, el Festival de Cannes premió al protagonista de este film, que también pone en solfa la dramática situación por la que atraviesan los parados de larga duración, especialmente cuando sobrepasan una edad determinada. Se trata de la tercera colaboración consecutiva entre el cineasta Stéphane Brizé, un director de métodos muy personales, y el actor Vincent Lindon, aunque no se trate de la más celebrada.

Comienza el film con un alegato contra el sistema. Thierry Taugourdeau –Vincent Lindon- se enfrenta con dureza pero sin exaltarse, con un empleado de la oficina del paro –Yves Ory-, a quien le reprocha que haya hecho un curso de formación como gruista, pero las empresas quieren personal con experiencia previa. Ha perdido cuatro de los quince meses que lleva en el paro. Nueve más y pasará a percibir un subsidio de quinientos euros, lo que no le da para mantener a su esposa –Karine de Mirbeck- y su hijo discapacitado –Matthieu Schaller-, ni para hacer frente a sus facturas.

Tras los títulos de crédito, la cinta se recrea en un puñado se secuencias casi siempre estiradas, con diálogos comunes, pero precisos, que ponen de manifiesto la precariedad del empleo actual y las dificultades para conseguirlo, sobre todo para quienes han rebasado cierta edad. Las empresas quieren personal con experiencia y ofrecen sueldos cada vez más bajos. Mientras tanto, Thierry no quiere oír las buenas palabras de los sindicalistas de su anterior trabajo, cuyos responsables cerraron a pesar de que la entidad proporcionaba beneficios.

Después de varios intentos vanos, de acumular problemas por la falta de dinero y por el bajón en el rendimiento escolar de su hijo, el protagonista encuentra empleo como miembro de la seguridad privada de una gran superficie. De esta forma tendrá que vigilar, bien a través de cámaras o de forma ocular, tanto a los clientes que a veces se llevan lo que no es suyo, como a los propios empleados, especialmente las cajeras, que no siempre escanean todas las ventas o se aprovechan de la dejadez de algunos compradores. Un trabajo con el que tiene que enfrentarse a otros problemas personales semejantes al suyo.

La historia es dramática de principio a fin, exceptuando las clases de baile que reciben Thierry y su esposa, especialmente de rock and roll, a cargo de un profesor solícito –Noël Mairot-. Es el único comento en que la película permite una cierta relajación. El resto son problemas humanos en los que, en mayor o menor medida, nos podemos reconoer casi todos. Así, hasta que se llega a un desenlace tan romántico como incierto o desconcertante.

Brizé alterna la cámara al hombro en primer plano con otros más abiertos, lo que proporciona a su trabajo un cierto aire de documental, en este caso reforzado por las imágenes del circuito cerrado de televisión, pero que también despista en ocasiones. Las secuencias larguísimas y repetitivas en lo que a puesta en escena se refiere incide en que haya espectadores que se sientan cansados de que la cinta no avance. El director mastica demasiado los problemas con los que se encuentra Thierry, a quien se busca casi siempre para recreo y demostración de buen actor por parte de Vincent Lindon. Tanto se explaya, decíamos, que a pesar de la hora y media de duración, el film se hace largo por momentos.

Anuncios

From → Cine, General

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: