Skip to content

Nunca es tarde (Danny Collins) (***)

8 marzo 2016

Un rockero recibe varias décadas después una carta que John Lennon le remitió en sus comienzos. La lectura de su contenido hace que se replantee su vida, repleta de éxitos comerciales, pero también de excesos y de mujeres para acercarse a su familia y a un tipo de música que de verdad le llena.

Durante 1971 John Lennon y Yoko Ono remitieron una carta a un cantante norteamericano de folk llamado Steve Tilston. Además de su número de teléfono personal, el músico británico comentaba positivamente las respuestas que su colega estadounidense había ofrecido a la revista Chime Magazine en referencia a lo que podría cambiar el éxito la forma de afrontar sus nuevos trabajos discográficos. Cuando Steve Tilston recibió la misiva habían transcurrido treinta y cuatro años y el ex Beatle, una de sus principales referencias, ya había fallecido.

Este suceso inspiró a Dan Fogelman uno de los guionistas de moda en Hollywood para escribir una historia ficticia, la de Danny Collins, que finalmente llevó a la pantalla en lo que constituyó su primer trabajo tras las cámaras. Lo curioso es que, a pesar de se trataba de un director debutante, consiguió nada menos que Al Pacino protagonizase un film que le supuso nada menos que una nominación al Globo de Oro. El actor se decidió por un papel  que, a sus setenta y cinco años, le iba como anillo al dedo, ya que podía explayarse en la comedia con algunos ribetes de drama, e incluso cantando. Principalmente, con el tema Hey Baby Doll, su canción estrella, una especie de alter ego del Sweet Caroline de Neil Diamond. En Youtube puede encontrarse su colaboración con el grupo Chicago en el Greek de Los Ángeles, donde tiene lugar su primera actuación el film.

Entregado a la bebida, las drogas y las mujeres, su representante, Frank Grubman –Christopher Plummer-, le obsequia por su cumpleaños la carta perdida de John Lennon, que consiguió de manos de un coleccionista. Su lectura, cuarenta años después del envío, sirvió para cambiar la vida de Danny Collins, decidido a enmendar su vida y su música. Lo primero, se marcha de su casa de Los Ángeles, donde deja a su novia, mucho más joven que él, Sophie –Katarina Cas- y al amante de ésta –Brian Smith-, para instalarse en un reputado hotel de New Jersey, donde pretende encontrar a Tom –Bobby  Cannavale-, su hijo mayor, a quien no conoce. De esta forma, entra en relación con su nuera, Samantha –Jennifer Gardner- y su adorable nieta Hope –Giselle Eisenberg-.

En su nueva residencia, después de emparejar a dos de sus empleados, Jamie – Melissa Benoist- y Nicky –Josh Peck-, le tira los tejos a Mary Sinclair –Annette Bening-, la gerente, pero ella se resiste a una cita hasta que Danny no interprete una de sus nuevas canciones que compone con la ayuda de un piano instalado en su suite. Hasta este momento, Pacino se luce en la comedia, con unos pasos de baile peculiares que forman parte de su aureola como intérprete, pero se le nota aburrido de un muestrario continuado, que le ha convertido en un crooner, con temas fáciles y pegadizos. Por eso le dice a su representante que le busque una actuación en un recinto pequeño, al estilo de lo que hace algunas veces Bruce Springsteen, para cambiar de público y de repertorio.

Cuando se entera que su hijo tiene leucemia y se enfrenta a su nuevo yo, cambia el registro. Abandona los trajes sastre y su corbata desanudada por vestimenta de Banana Republic, lo malo es que el público sigue pidiéndole las canciones de antes y su complacencia puede echar por tierra lo conseguido hasta el momento. Los cambios de humor y de tono los encadena Pacino con una facilidad pasmosa. Da igual que su personaje no tenga la profundidad necesaria, él lo completa y lo hace grande. Le ayudan el resto de los actores, veteranos y fiables. De esta forma, Fogelman firma un conjunto conmovedor, a punto de escapársele en algunos momentos, pero satisfactorio gracias un guion coherente y a algunas secuencias brillantes. Esta redención familiar de un tipo concupiscente, que demuestra tener gran corazón, traspasa la pantalla con sus emociones y resulta un efectivo regalo tanto para su intérprete principal como para el público.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: