Saltar al contenido

O los tres o ninguno (Nous trois ou rien) (***)

23 marzo 2016

Hibat Tabib es un opositor al régimen del Sha de Persia y por ello es condenado a diez años de prisión. Pasado ese tiempo asiste al derrocamiento de Reza Pahlevi, pero las cosas no mejoran tras el advenimiento de Jomeini. Fichado por la policía, decide emigrar junto a su esposa y su hijo, primero a Turquía y luego a Francia, para llevar a cabo una gran labor social.

Tiene mérito, y desde luego merece todos nuestros respetos que el debut cinematográfico de un director, guionista y productor, se base en la historia de su padre, y que él mismo se encargue de representarlo en la pantalla. En este caso, Hibat Tabib llegó a ser condecorado con la Legión de Honor francesa por su labor dedicada a la integración en uno de los barrios más conflictivos de París. Previamente, había dejado atrás diez años de cautiverio por su oposición al Sha de Persia, a la que siguió una respuesta similar contra su sucesor, el Ayatollah Jomeini.

Kheiron Tabib, más conocido por su nombre de pila, es un cómico nacido en Teherán en 1982 y popular en Francia gracias a sus apariciones en teatro y en televisión, así como por su incursión en la música rap. En su primer largometraje narra la historia de sus padres, Hibat y Feresteh –Leila Bekhiti-, convirtiendo su drama en una historia llena de buenas intenciones  y que alberga un gran entusiasmo. Un canto a la esperanza y al diálogo a pesar de las penurias que sufrió su progenitor en el país que le vio nacer, e incluso más tarde, instalado junto a su esposa y su hijo en la capital francesa. Ella, se negó rotundamente a que su marido, por su condición de preso político, abandonase Irán en solitario. O los tres, o ninguno.

Uno más de los doce hermanos de su familia, Hibat fue buen estudiante, en contraprestación con uno de sus hermanos, que le acompañó siempre en sus actividades políticas, más empeñados en robar la ropa de las personas que tiene a su lado que en fortalecerse culturalmente. Dese niño, el protagonista dejó clara su impronta cuando, en el colegio, cada alumno debía interpretar su canción preferida. Él optó por La Internacional. Siendo adulto, y cursando estudios de Derecho, se opuso al régimen de un Sha más caricaturizado que retratado por Alexandre Astier.

Encarcelado, y condenado a diez años de prisión, fue castigado físicamente de forma atroz por negarse a comer un pastel el día del cumpleaños del emperador. A pesar de que su hermano mayor era un alto cargo del régimen, siempre se negó a retractarse. No le fueron mejor las cosas tras la caída de Reza Pahlevi, en 1979. Ya casado, también fue perseguido por el régimen del Ayatollah Jomeini hasta que en 1983, un año después del nacimiento de su hijo, huye del país en compañía de su familia a través de las montañas que separan Irán de Turquía. Tras dos años de penurias, y comunicándose en clave con sus suegros –Gérad Darmon y Zabou Breitman-, llegan a París donde se destaca por su labor social en barrios marginales.

A caballo entre la caricatura y el desenfado, Kheiron narra una historia dramática a la que quita hierro a través de diálogos y situaciones ingeniosas. Su puesta en escena resulta bastante convencional, y destaca más por el guion que por su desarrollo a pesar de que no profundiza demasiado en sus personajes. Da la sensación de que pretende emular a Roberto Benigni, pero se queda tan lejos del creador de La vida es bella como de El expreso de medianoche en el periplo carcelario. Aun así, es más loable el optimismo que le aproxima bastante más al italiano.

Sucede lo mismo cuando la historia se traslada a París, concretamente a un barrio conflictivo de la Zona Norte. En la parte más floja del film, tiene que lidiar con un grupo de marginados a los que logra atraer con una propuesta pacifista y dialogante pero a los que convence de un modo demasiado sencillo. Un poco menos, que la media de un relato que no pesa pero que luce más en el fondo que en la forma.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: