Skip to content

Orgullo + prejuicio + zombies (Pride and Prejudice and Zombies) (**)

1 abril 2016

En los días de la Regencia Británica, los zombis han invadido casi todo el territorio insular. En las grandes mansiones y las ciudades como Londres se erigen murallas rodeadas con espectaculares fosos a su alrededor. Tanto los hombres como las mujeres aprenden en Japón o China los mejores métodos para enfrentarse a los no muertos.

Vivimos en la era del mestizaje. En la literatura Seth  Grahame Smith, escritor, guionista cinematográfico y productor es un claro ejemplo. La pantalla grande ya nos ofreció la adaptación de Abraham Lincoln, cazador de vampiros, escrita con posterioridad a esta novela en la que mezcla el clásico de Jane Austin con los zombis. Incluso, al año siguiente de su publicación, Tony Lee escribió una aventura gráfica. Tras los éxitos literarios de Grahame Smith con este tipo de mezcolanzas, también vio la luz Sentido y sensibilidad y monstruos marinos. Naturalmente, el público joven es el principal destinatario de estas propuestas.

De la conversión final al séptimo arte se encargó Burr Steers, aunque su puesta en escena resulta mucho menos vistosa que la efectuada por Joe Wright con Keira Knightley como protagonista y la parte de los zombis tampoco está a la altura de series como The Walking Dead o largometrajes del estilo de World War Z. El resultado es una comedia de terror con alto componente de romanticismo que, a pesar de ofrecer una producción de altos vuelos, no ofrece demasiados momentos para la carcajada ni aporta sustos realmente impactantes.

La acción se sitúa en 1819, durante el período de la regencia británica. Los zombis amenazan con hacerse con la totalidad del país, aunque Londres resiste gracias a un muro y un espectacular foso que sólo se comunica con el exterior mediante un único puente. Paralelamente, las grandes fortunas londinenses viven entre fiestas y oropel en sus residencias. Tanto varones como féminas son educados en las artes más cualificadas de defensa, El aprendizaje en China y Japón es el principal referente, aunque no se dice cómo se llevan a cabo viajes tan imponentes de ida y vuelta. Las mujeres son menos femeninas, pero la prudencia les obliga a llevar cuchillos escondidos en sus ligueros, a manejar cualquier tipo de arma, o a moverse como si fueran ninjas.

Salvando la presencia de los zombis, el relato sigue fielmente el texto de Jane Austen. La familia Bennett, a cuyo patriarca encarna Charles Dance, no se encuentra demasiado acomodada y el principal objetivo de su esposa es encontrar buenos partidos para sus cinco hijas, entre la que destaca la intelectual Elizabeth –Lily James-. Destacan, sobre todo, sus hermanas Catherine Kitty Bennet –Waterhouse de Suki– y Jane –Bella Heathcote-, quetiene un compromiso en vistas, ella es la más solicitada. Su primo, el pastor Collins –Matt Smith- está muy interesado,  como también el oficial Wickham –Jack Huston-, que ha llegado a la zona junto a un regimiento de solados con la intención de combatir a los no muertos. Sin embargo, va creciendo su relación con el orgulloso y adinerado Mr. Darcy –Sam Riley-, tal y como se describe en la novela publicada inicialmente en 1813.

Los diálogos y las referencias literarias a la obra de Jane Austen resultan interesantes. La fidelidad al texto es evidente y la historia romántica sigue funcionando como hace dos siglos. Probablemente, su revisión cinematográfica no hubiese sido necesaria si no se combinase con la vertiente zombi, lo que propone algunos giros al original, especialmente en su desenlace, con especial hincapié a mitad de los títulos de crédito. El mestizaje a que aludíamos al principio propicia un par de buenas secuencias de acción, con peleas interesantes que, por sí solas, justifican esta producción.

No obstante, el resultado final de este híbrido no alcanza las cotas que, seguramente, se habrían planteado sobre el papel. Con el afán de contentar a todos los públicos, no se cargan las tintas ni en los edulcorados romances ni en los terroríficos muertos vivientes. De esta manera, los más jóvenes digerirán la principal historia de amor sin rechistar, y los mayores harán lo propio con unos enfrentamientos que, en otras condiciones, les darían repelús. A destacar un par de personajes, el del cargante pastor Collins y la sofisticada e imponente Catherine de Bourgh –Lena Headey-, la mujer con un parche en su ojo izquierdo que tiene suficientes argumentos como para controlar lo que sucede a su alrededor.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: