Skip to content

Monsieur Chocolat (Chocolat) (***)

28 abril 2016

Retrato del primer payaso negro triunfador en Francia. Nacido en Cuba como esclavo, sobrevivió en Francia gracias a diferentes oficios antes de formar pareja con George Foottit. Después de triunfar en provincias ambos continuaron su éxito en París hasta que el inmigrante pretendió metas más altas.

Cuando un biopic no tiene como epicentro a un personaje de cierta notoriedad o trascendencia histórica suele sorprender por algún motivo. O bien por la calidad humana del protagonista o por las vicisitudes de su vida hasta llegar al éxito. Esta última es la fórmula preferida de los guionistas en este tipo de producciones, ya que juegan con la fortuna de la dicha y los sinsabores de las zancadillas. El melodrama está servido. Sin embargo, esta historia pertenece al primer apartado, al que te atrapa porque te coge desprevenido y encuentras en su interior lo que no esperas.

Rafael Padilla era un niño cubano. Un esclavo que cuando llega a Francia sobrevive en diversos oficios de la más baja escala social. Finalmente aterriza en un circo, donde asusta a los niños con una máscara de orangután. Cuando los avariciosos Théorode e Ivonne Delvaux –Frederic Pierrot y Noémie Lvovsky -, solicitan a su payaso estrella George Foottit –James Thiérrée- que remodele su número, éste ve en Rafael un potencial enorme. Pasa de dar miedo a hacer reír, le bautiza artísticamente como Chocolate –Omar Sy- y se convierten en la primera pareja de clown carablanca y augusto negro de la historia.

Su éxito, a finales del siglo XIX, les lleva a París, contratados por el empresario Olivier Gourmet –Joseph Oller-, convirtiéndose en la sensación de la capital. Llegan los trajes caros, los lugares de lujo, los amores de una noche y los romances. El principal para el protagonista lo encarna una enfermera viuda llamada Marie Hecquet -Clotilde Hesme –. La popularidad de Chocolat era tanta que se convirtió en un reclamo interesante para los anunciantes. Ver su figura en la cartelería de Félix Potin –Xavier Beauvois- con cara de mono, le hizo reflexionar. Hasta entonces no le dolían los golpes propinados por Foottit durante las actuaciones, ni las vejaciones sufridas en público. Fue en ese momento cuando tomó conciencia de quien era realmente.

Partiendo de la novela de Gérard Noiriel, el cineasta Roschdy Zem ha dirigido con oficio pero sin alma. No está al nivel de un buen guion, aun con situaciones predecibles, ni de la formidable actuación de Omar Sy que, como en Intocable, demuestra su talento para la tragicomedia. Su caracterización de Rafael le ha exigido un gran esfuerzo del que sale tan recompensado como su compañero de reparto. James Thiérrée, nieto de Charles Chaplin es un bailarín, humorista y actor que merece mayor reconocimiento del que disfruta únicamente entre sus seguidores. Ambos sostienen la película junto a la historia principal y una serie de elementos colaterales más o menos esbozados.

Chocolat llega al éxito. Tanto, que cada noche disfruta de una compañía distinta en su lecho. Su aureola fue tal que llegó a inspirar a referentes de la Belle Epoque, como Toulouse Lautrec y los Hermanos Lumiére, llegando a participar incluso en sus primeras películas. Pero como sucede con la mayoría de personajes que alcanzan la fama partiendo desde abajo, quiso tocar el cielo, y se decidió por aprender a leer, ofreciéndose después para interpretar en teatro al Othello de Shakespeare, representado hasta ese momento únicamente por blancos con la cara ennegrecida por el betún.

Más allá de la lectura lineal del biopic hay una denuncia del racismo, también del fariseísmo social, Chocolat y Foottit no son demonios ni ángeles. Los buenos y los malos son los personajes que les rodean. Ellos dos parecen estar en otro mundo, con sus propias personalidades forjadas a través de sus vivencias. En eso, el guion es amable. Lo es con el afán de superación de Rafael en medio de un mundo plagado de distracciones, y también con las preferencias sexuales de su compañero, que resultan más bien esbozadas. También significa un canto a la amistad y al compañerismo, ya que Foottit será el único que se encuentre al lado de Chocolat en los momentos más comprometidos.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: