Skip to content

El hombre perfecto (Un homme idéal) (***)

9 mayo 2016

Mathieu tiene veinticinco años y quiere triunfar como escritor, pero sus novelas son rechazadas por las editoriales hasta que se topa con un manuscrito dejado por un hombre que acaba de fallecer sin ningún familiar conocido. Esa usurpación le convierte en un autor de éxito y en el novio perfecto de la heredera de una familia muy acomodada.

Con un guion que se puede tildar de poco original y unos giros en ocasiones demasiado forzados, este segundo largometraje de Yann Gozlan no deja de sorprendernos gracias a una buena puesta en escena, una fotografía excelente y la buena interpretación de Pierre Niney. El actor, ganador del Oscar por su encarnación de Yves Saint Laurent aporta a su personaje, Matthieu Vasseur el punto de hombre atractivo, embaucador, canalla, pero también suficientemente frágil, que requiere un personaje bien diseñado.

El protagonista aspira a ser escritor de éxito, pero sus trabajos son rechazados por las editoriales. Sobrevive gracias a su empleo como empleado de mudanzas en la empresa de un tío suyo hasta que un día se topa con un diario escrito por un hombre que ha muerto sin dejar ningún allegado conocido. Aquel relato directo y cruel sobre la Guerra de Argelia, cuyo comienzo, Hoy he matado a un hombre, recuerda a Albert Camus, le supone su gran éxito como escritor. Arena negra, título de su novela, se convierte en la obra más llamativa de los últimos años por su lenguaje franco y descarnado, despojado de cualquier aditamento, y de su gran concreción histórica.

De esta forma, Matthieu Vasser se emparenta con personajes vistos con anterioridad en el cine y que encarnaron actores como Alain Delon o nos dejaron personajes como el de Ripley, a partir de la novela de Patricia Highsmith. Más recientemente, incluso, El ladrón de palabras. Gracias a su éxito, el protagonista conoce a Alice Fursac –Ana Girardot-, una rica heredera que le presenta a sus padres, Alain y Hélène –Ancré Marcon y Valeria Cavalli, respectivamente-, con quienes pasa unos días en la Riviera francesa, incluida la aparición del ex novio de su prometida, Stanislas Richer –Thibault Vinçon-.

Su nuevo estatus, y al ambiente en que se mueve, obligan a Matthieu a dilapidar sus ingresos e, incluso, a gastar adelantos suculentos sobre un posible nuevo trabajo pero, como sucedía en Barton Fink, no encuentra la fuente de inspiración y sus folios siempre está en blanco. La situación se complica con la aparición en su vida de un enigmático caballero –Marc Barbé-, que le reprocha su engaño, ya que él conocía al autor del diario y tenía conocimiento, incluso, del material y la forma en que había sido escrito.

Con la llegada del chantaje y la desconfianza por parte de Stanislas, el protagonista se ve abocado a una serie de actos que pasan a convertirlo en villano. Aunque sigue emergiendo como el hombre ideal, triunfador, atractivo y poseedor de una aureola que le convierten en prototipo admirable, está dispuesto a todo con tal de mantener un artificio que, por momentos, se le escapa de las manos. Es cuando los giros del guion conducen a situaciones difíciles de asumir o ciertamente incómodas para el espectador.

Con una amalgama de ideas tomadas de aquí y de ella, la cinta de Yann Gozlan se convierte en una antología que se introduce en el thriller y funciona en pantalla. No se nutre de los parámetros clásicos del cine negro francés aunque la historia se prestase a ello. En este caso es más luminosa. Ese es el gran mérito del film, junto con la presencia de Pierre Niney, que sabe dotar a su personaje de las emociones que precisa en cada momento. Con su aire de modelo, hay más calidad en su interpretación de la que se desprende a simple vista. En esta vuelta de tuerca a historias literarias coincidentes, la resolución y la propuesta se alejan los cánones tradicionales, aunque el final también nos resulte familiar. Sin embargo, a pesar de tantos tópicos, casi nos parece novedosa.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: